Plántale cara al hambre: Siembra - #ManosUnidasSiembra

Denunciamos el desastre de #Mariana (Brasil), el peor del mundo en la historia de la minería

Lunes, 30 octubre, 2017

El 5 de noviembre de 2015, se rompió la presa de Fundão, en el municipio de Mariana, Minas Gerais, Brasil.  Millones de metros cúbicos de desechos de mineral de hierro de la empresa Samarco Mineração S.A., una sociedad anónima controlada a partes iguales por la anglo-australiana BHP Billiton Brasil Ltda. y la brasileña Vale S.A., formaron un torrente de barro que destruyó aldeas enteras, 349 casas, escuelas e iglesias y contaminó los ríos Gualaxo del Norte, el Río del Carmo y el Río Doce. Diecinueve personas fallecieron y millones de personas se vieron afectadas directa o indirectamente. La mayoría de las personas alcanzadas o afectadas todavía esperan reparaciones, indemnizaciones y que se haga justicia.

Según la empresa consultora americana Bowker Associates, el derrame de millones de metros cúbicos de barro (se estima que entre 32 y 62 millones de m³),la extensión de la destrucción de 680 Km. y los daños – que podrían ascender hasta 55 billones de dólares – convierten a Mariana en el peor desastre del mundo en la historia de la minería.

Para visibilizar esta realidad, desde Manos Unidas, junto a nuestra red internacional CIDSE, estamos difundiendo un dossier online que ofrece una sorprendente mirada sobre este desastre que, además de los daños personales y materiales ya señalados, ha supuesto la contaminación de dos de los ríos principales de Brasil.

Justo en estos días, los Estados miembros de la ONU han iniciado negociaciones sobre el contenido de un Tratado Vinculante sobre Empresas Trasnacionales y Derechos Humanos. La esperanza es inmensa ya que un tratado de este tipo podría obligar a las empresas transnacionales a ser legalmente responsables con respecto a los impactos de sus operaciones en todo el mundo, y proporcionar una vía para las víctimas de los abusos de los derechos humanos relacionados con las empresas.

 Portada del Dossier online realizado por CIDSE, nuestra red internacional de ONGD católicas y que se difunde en 5 idiomas)

"EL BARRO QUE TRAJO LA DESTRUCCIÓN"

Este es el título del dossier multimedia (disponible inglés, francés, alemán, portugués y español) que arroja luz sobre los acontecimientos, analiza sus consecuencias y evalúa sus responsabilidades. Ha sido creado por la red CIDSE en conjunto con varios socios locales en Brasil y América Latina e incluye texto, imágenes de la zona después de la rotura de la presa y videos del desastre, además de diversas entrevistas con personas afectadas.

El objetivo de esta iniciativa es visibilizar lo más posible esta escandalosa situación y la lucha de las personas afectadas por la justicia. Dos años después del desastre, las comunidades afectadas aún carecen de compensación significativa y rehabilitación de sus medios de subsistencia. Mariana se ha convertido en un ejemplo de otros muchos casos parecidos a lo largo de todo el mundo, en los que, muchas comunidades rurales, están sufriendo las consecuencias negativas de la minería irresponsable.

MANOS UNIDAS en MARIANA

Manos Unidas, que trabaja en el estado Minas Gerais desde hace más de quince años, va a ejecutar un proyecto con el MAB (Movimento dos Atingidos por Barragens) para apoyar la situación de las comunidades afectadas por el caso Mariana mediante la formación en Derechos Humanos.

El proyecto se desarrollará a través de nuestro socio local AEDAS (Associação Estadual de Defesa Ambiental e Social)-MAB una organización de referencia por su experiencia en la región y en este ámbito de actuación. Además, esta intervención se enmarca, en la campaña de visibilización que desarrollamos junto a CIDSE y que pretende visibilizar la vulnerabilidad de las comunidades ante el modelo de desarrollo extractivista.

Su objetivo es  trabajar con los afectados por ese vertido a partir de la formación de líderes comunitarios de 8 municipios (repartidos en los estados de Minas Gerais y Espíritu Santo). Dicha formación, en derechos humanos y acceso a la justicia, tiene por objetivo lograr que las organizaciones de base sean capaces de reconocer sus derechos y reclamarlos ante la justicia y para ello se trabajará con 100 líderes comunitarios (60 mujeres y 40 hombres) que, a su vez, replicarán las formaciones hasta un total de 1.000 afectados por la tragedia que forman o formarán parte de las asociaciones locales de afectados. En el proyecto se cuenta con el respaldo de la iglesia local, de varias organizaciones de CIDSE como Misereor o DKA y con organizaciones que cuentan con miembros de las propias comunidades afectadas.

Comparte: