Carta Pastoral 2021

"CONTAGIA SOLIDARIDAD PARA ACABAR CON EL HAMBRE"

 

La campaña de este año 2021 se nos presenta con el lema: “Contagia Solidaridad para acabar con el hambre”. Somos conscientes de que el hambre es una de las injusticias más graves. Nuestra fe en Jesucristo nos impele a activar la caridad y a ser testigos de un amor que acompaña y se acerca al más necesitado reconociendo su dignidad y sus derechos.

Desde hace más de 60 años Manos Unidas realiza proyectos para luchar contra esta carencia de los Derechos Humanos, llevando a los más vulnerables un poco del bien común tan irregular repartido por el planeta. Actualmente, con la situación sanitaria provocada por la pandemia, según ONU Hábitat, se van a incrementar la pobreza y el hambre en los países pobres. Algunos datos que nos ayudan a entender esta “nueva realidad” provocada por el COVID: Se podría alcanzar la cifra de 1000 millones de personas con hambre (frente a los 821 millones actuales). En Latinoamérica hay 21,4 médicos y 15,8 enfermeras cada 10.000 habitantes. Y en África subsahariana, se calcula que hay cinco camas de UCI por cada millón de habitantes. La pandemia se suma a otras enfermedades mortales. Unos 3.000 millones de personas no tienen en su casa agua para el lavado de manos con jabón, una medida elemental en la lucha contra el coronavirus. En los asentamientos informales y barrios marginales de las grandes ciudades, viven alrededor de 1.000 millones de personas que, diariamente, se enfrentan a graves carencias de alimentos, agua, saneamiento, gestión de residuos o asistencia médica, entre otros.

 

Nuestra querida Diocesis Complutense, para esta Campaña número 62, escogió realizar un proyecto de PROMOCIÓN DE AGRICULTURA SOSTENIBLE EN HAITÍ. Haití es uno de los países más empobrecidos del mundo. Gran parte de su población depende de la agricultura y de la pesca, pero las tierras están sobreexplotadas y son poco fértiles debido a la erosión y deforestación. A pesar de ello, la zona de los valles goza de buena hidrografía, pero no se aprovechan adecuadamente los recursos. Además, las catástrofes como el huracán Irma en 2017, el terremoto de 2018 y una prolongada sequía entre 2019 y principio del 2020, han afectado gravemente a las cosechas.

El objetivo principal del proyecto es reforzar las iniciativas emprendedoras de los jóvenes y las mujeres dentro de la red de producción y comercialización del mango. Con este proyecto se pretende reducir la grave inseguridad alimentaria y la falta de recursos de las familias de 8 comunidades de la comuna de Gros-Morne a través de la diversificación de sus fuentes de ingresos y la promoción de mujeres y jóvenes en el sector agrícola. Coste de este proyecto abarca, en total, 78.595 €. Se llegaría a ayudar a las 1.895 personas directamente, más los 122.408 beneficiarios indirectos.

 

Solo con la participación de todos es posible caminar hacia un mundo donde los derechos humanos dejen de ser una declaración de intenciones para convertirse en justa realidad. Es lo que nos demandan nuestros socios locales y las comunidades a las que representan. Porque: “No basta hablar de las nociones de Solidaridad y Bien Común. Hay que creer en ellas. Y no es suficiente creer en ellas. Hay que trabajar para conseguirlas”. Para hacerlo posible queremos invitar a todas las parroquias, movimientos, hermandades, asociaciones y comunidades cristianas de nuestra Diócesis a participar en esta campaña contra el hambre.

 

Finalmente, poniendo nuestra confianza en Dios nuestro padre, queremos agradecer a todos los voluntarios, socios y colaboradores que, inspirados por su conciencia cristiana, están comprometidos con la Campaña contra el hambre y la pobreza de Manos Unidas.

Con mi bendición

 + Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares.

Archivos adjuntos: 

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete