Carta Pastoral 2022

 

“La verdadera sabiduría supone el encuentro con la realidad”

(Fratelli Tutti, 47)

Queridos diocesanos

El Señor nos dijo: “Amaos como Yo os he amado” (Jn 15,12). Siguiendo este mandato, Manos Unidas, institución de la Iglesia Católica, lleva más de 63 años luchando contra el hambre, la miseria y las causas que las provocan. Desde sus inicios conciben que entre esas causas esta la desigualdad que caracteriza nuestro mundo. Una desigualdad que impide que todos los seres humanos, sin distinción de raza, sexo, religión, origen, estatus económico o social puedan disfrutar de sus derechos en una vida humana digna. Por un lado, hay que transformar las estructuras que provocan esas diferencias y, por el otro, favorecer el acceso y la participación de todos nosotros en el desarrollo de la humanidad como proyecto común.

En consecuencia, la Campaña contra el Hambre de Manos Unidas a partir del año 2022, pone en marcha proyectos que nos invitan a todos a transformar nuestro mundo. Para comenzar, en este primer año de la nueva etapa nos invitan a encontrarnos con esa ardua realidad que pretendemos cambiar entre todos. Es urgente detenernos en ella con una nueva mirada, que restablezca, con honestidad y justicia, las diferentes causas que siguen impidiendo que millones de seres humanos puedan vivir una vida verdaderamente digna, porque examinar la realidad es la primera condición de posibilidad para transformarla. Es imprescindible reconocer el ambiente de la vida de tantos hermanos nuestros en la búsqueda de mejorar sus condiciones realizando entre todos nuevos proyectos en la lucha contra el hambre y la pobreza. Ese análisis se va a realizar desde los últimos, desde lo que transmitan los socios de Manos Unidas locales, como fruto de su experiencia en los proyectos a los que se les acompaña. Así, podremos tomar dolorosa conciencia de un mundo marcado hoy por una mayor desigualdad que no sólo alimenta el hambre, sino que merma también las demás condiciones de una vida digna para millones de seres humanos, y asumir compromisos.

Nuestra Diocesis de Alcalá de Henares comienza esta lucha contra la desigualdad con el proyecto: “Acompañamiento integral a familias migrantes en México.” Sabemos que México, como país de paso hacia EEUU se ve sometido a una fuerte presión migratoria desde los países de Sudamérica además de los que utilizan esta ruta desde África, Haití, y Cuba. El 49% de ellos son mujeres el 51% son hombres y un 35% corresponde a niños y adolescentes. Este proyecto pretende proporcionar condiciones dignas a personas solicitantes de refugio que van huyendo de condiciones de violencia y miseria en sus lugares de origen. En este proyecto se mantiene contacto con las autoridades migratorias como la Comisión Mexicana de Refugiados, El Instituto Nacional de Migración y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados. A través de estas asociaciones se realizan los diversos trámites para gestionar la regularización migratoria.

Con éste y los próximos proyectos diocesanos de la Campaña de Manos Unidas queremos invitar a todas las parroquias, movimientos, hermandades, asociaciones y comunidades cristianas de nuestra querida Diócesis Complutense a luchar contra el hambre. Es una oportunidad para todos a colaborar mediante pequeños gestos que ayuden a romper la lógica del egoísmo y menosprecio para dar posibilidades que lleven al fin del hambre y la desigualdad en el mundo. Compartir lo que importa es poner en común nuestra vida, nuestros bienes y nuestro compromiso por un mundo mejor, donde

cada persona puede vivir feliz según su dignidad. Para ello nos debe inspirar el modo en que los primeros cristianos llegaron a compartir sus bienes y, alentados por la fuerza del Evangelio, edificar auténticas comunidades cristianas (Hch 2,44).

Por último, deseo felicitar y agradecer a todos los voluntarios y colaboradores que, inspirados por su conciencia cristiana, están comprometidos con la Campaña contra el hambre y la pobreza de Manos Unidas.

Con mi bendición

+ Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete