Carta Pastoral

 

“Creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas”

 

Queridos diocesanos

 

Desde su fundación en 1959, Manos Unidas trabaja sin descanso para mejorar las condiciones de vida de millones de seres humanos en tres continentes: América Latina, África, y Asia. Ya, en el año 1968, en el boletín de Manos Unidas se podía leer el siguiente texto:

 

“La IX Campaña contra el Hambre en el Mundo que realizan en España, las Mujeres y las Jóvenes de la Acción Católica, coincide con el Año de los Derechos del Hombre, preconizado por las Naciones Unidas. Entre estos derechos tan glosados y tan poco cumplidos, figura en primer lugar el derecho a vivir, es decir, el de disponer de la alimentación indispensable; el derecho al trabajo con una remuneración justa; el derecho a la instrucción y a la educación; al libre ejercicio de la religión, al descanso, a la libertad de residencia, el derecho del hombre a su propia dignidad…”

 

Durante estos 60 años, el trabajo de Manos Unidas se ha centrado especialmente en acompañar y apoyar proyectos de desarrollo agrícola, sanitario, educativo, social y de promoción de las mujeres. La Campaña de este año, que inicia el trienio 2019-2021 bajo el lema “promoviendo los derechos con hechos”, refleja toda la trayectoria de Manos Unidas siempre ligada a la lucha por los derechos humanos.

 

Los derechos humanos son la expresión social de la dignidad humana, que van acompañados de los deberes específicos de proteger, respetar y garantizar la vida digna para todo ser humano. En este sentido, celebrando el 60 aniversario de experiencia, Manos Unidas sigue con un deseo en acompañar a los pobres en sintonía con otras instancias que también plantean la lucha contra el hambre desde la clave de una promoción efectiva de los derechos humanos. Se trata de un compromiso constante, durante todo el año y todos los años, para impulsar en nuestra Diócesis y en toda la sociedad española valores, actitudes y compromisos compatibles con la defensa de la dignidad humana. Para defender la dignidad de las personas es imprescindible luchar por la realización efectiva de sus derechos.

 

Este aniversario de Manos Unidas nos recuerda también nuestra vocación profética y misionera que brota del bautismo. En consecuencia, estamos llamados a trabajar por la justicia del Reino, que implica cambiar el corazón y las estructuras de pecado que nacen en el corazón humano. Por tanto, deseamos valorar, felicitar y agradecer a todos los voluntarios y colaboradores que, inspirados por su conciencia cristiana, están comprometidos con la Campaña contra el hambre de Manos Unidas.

 

Con todo lo expuesto os invito a participar en la 60º Campaña contra el Hambre de Manos Unidas, porque es una clara oportunidad para abrir los ojos del mundo y ver la realidad de tantos hermanos que nos necesitan. Colaborando entre todos en los proyectos de Manos Unidas de nuestra Diócesis Complutense realizamos un sueño de muchos y constituimos un mundo nuevo, una vida mejor.

 

Con mi bendición

 

Juan Antonio Reig Pla,
Obispo de Alcalá de Henares

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete