Carta Pastoral

Plántale cara al hambre: Siembra

Campaña de Manos Unidas 2016

Queridos diocesanos:

jesus garcia burilloManos Unidas es una Asociación de la Iglesia que camina en España, y que tiene como misión servir de puente de ayuda en beneficio de países pobres y en vía de desarrollo. Cada año proponen a las diócesis españolas diversos proyectos solidarios, apelando a nuestra fraternidad universal. Creo que es de sobras conocido. El lema de esta LVII campaña es: Plántale cara al hambre: Siembra.

En la actualidad, el escándalo del hambre resuena en todos los rincones del mundo, precisamente porque, teniendo la capacidad para producir alimentos hasta el derroche, todavía existen más de ochocientos millones de personas que pasan hambre. El Papa nos recuerda en su Carta encíclica 'Laudato si' que, según el modelo distributivo actual, «una minoría se cree con el derecho de consumir en una proporción que sería imposible generalizar, porque el planeta no podría ni siquiera contener los residuos de semejante consumo. Además, sabemos que se desperdicia aproximadamente un tercio de los alimentos que se producen, y el alimento que se desecha es como si se robara de la mesa del pobre» (n. 50).

Ante esta realidad no podemos vivir indiferentes o hacer oídos sordos, es necesario que contribuyamos a la transformación del mundo desde nuestro centro de fuerza transformadora que es la persona de Jesucristo y su seguimiento; Él se compadecía con entrañas de misericordia ante toda miseria humana, especialmente ante quien no tenía que comer (cf. Mc 8, 2). En la Instrucción pastoral “Iglesia, servidora de los pobres”, los obispos españoles nos recuerdan la invitación que la Iglesia hace «a todos los cristianos, fieles y comunidades, a mostrarnos solidarios con los necesitados y a perseverar sin desmayo en la tarea ya emprendida de ayudarles y acompañarles».

Los proyectos asignados para la diócesis de Ávila en esta Campaña 2016 de Manos Unidas son los siguientes: la construcción de cocina y comedor con energía solar en una escuela de secundaria en Burkina Faso (África Oeste); construcción de una valla y una cocina para una escuela de niños sordos en Tamil Nadu (India Sur); y  la construcción de tres aulas de preescolar en Madagascar (África Austral).

Participemos en la Campaña de Manos Unidas superando el entusiasmo de cada año, con la alegría que nace de la conciencia de que somos una familia en una casa común. En este Año Jubilar de la Misericordia, al que el papa Francisco nos ha convocado, os invito a “plantar cara al hambre sembrando” la obra de misericordia: dar de comer al hambriento.

Os saludo con todo afecto.

+ Jesús García Burillo
Obispo de Ávila

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete