VIGILIA DE ORACIÓN EN STA. MARIA DEL PRADO (CIUDAD REAL)

Lo que desencadena la verdadera solidaridad es sentir al prójimo, aunque esté lejos o sea desconocido, como un hermano que me necesita. La necesidad del otro me hace bueno porque me urge a ayudar. Sólo la fraternidad me obliga a compartir.
Por eso lo importante no es urgir a colaborar, sino hacernos caer en la cuenta de los lazos de humanidad que nos unen. Si sientes al otro, sea quien sea, como tuyo, la ayuda te saldrá con naturalidad.
COMPARTE LO QUE IMPORTA

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete