CENA DE MANOS UNIDAS EN VIANA DE CEGA

Un año más, en Viana de Cega se han juntado para tener una convivencia entre amigos, reunidos en torno a una mesa en donde siempre se palpa la buena sintonía la amistad, la colaboración y sobre todo el deseo de ayudar a las miles de personas que con un pequeño gesto, se van a beneficiar, mejorando un poco su precaria vida.

En Viana son gente comprometida que, además de su aportación económica, todos los años aportan los alimentos de forma gratuita.  Gracias a todos por las tortillas, el pan, ensaladas,  la fruta, el vino, el arroz con leche, los cafés, infusiones… el esmero con que preparáis las mesas, la sopa de ajo…. 

El dinero recaudado va destinado al proyecto: FORMACIÓN JURÍDICA Y POLÍTICA PARA LOS PUEBLOS INDÍGENAS DEL BAIXO TAPAJOS (BRASIL): La región amazónica, y consecuentemente los pueblos indígenas que viven en ella, ha sido fuertemente golpeada en los últimos años por numerosos factores. La expansión de las áreas de monocultivo, la industria maderera, la construcción de grandes proyectos mineros o energéticos y la instalación de represas e hidroeléctricas, han ocupado cada vez más espacio de estos pueblos. Sumado a ello, fuerzas políticas y económicas relacionadas con esos sectores presionan para la paralización de procesos de demarcación de tierras en contra de los derechos de los indígenas, saltándose la propia legalidad nacional e internacional que obliga a consultar a las comunidades indígenas antes de emprender iniciativas económicas en sus áreas. En concreto, los pueblos indígenas del Baixo Tapajós, región situada en el oeste del Estado de Pará, han comenzado a reivindicar su reconocimiento étnico y su respectivo derecho territorial al Estado, gracias sobre todo al apoyo de la Iglesia y a pesar de los constantes ataques y amenazas que vienen sufriendo como el corredor de exportación Arco Norte, la explotación maderera Mundo Verde o las diversas exploraciones de oro y aluminio en la margen izquierda del río Tapajós. Estas poblaciones indígenas mantienen un modo productivo sostenible (agricultura familiar, crianza de aves, artesanía, recolección de frutas, pesca, etc.) que en las condiciones actuales se ve seriamente amenazado. Por lo que se refiere a los servicios básicos, se vive una realidad de negligencia por parte de las autoridades públicas en aspectos como atención a la salud, escolarización o saneamiento básico, entre otras. El proyecto, de 24 meses de duración, pretende beneficiar directamente a 500 líderes indígenas, hombres y mujeres, que representan a 13 pueblos (Apiaká, Kayabi, Munduruku, Maitapu, Tapajó, Kumaruara, Arapiuns, Borari, Cara Preta, Tupinambá, Arara Vermelha, Jaraqui e Tupaiu) distribuidos en 69 aldeas y con una población total de aproximadamente 8.000 personas. El objetivo es formar a estas comunidades en los dispositivos previstos en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), suscrito por el Gobierno de Brasil, que garantizan el derecho de las comunidades indígenas a la demarcación de tierras y a ser consultados antes de iniciarse actividades exógenas que afecten a su territorio. Para ello se tienen previstas actividades de formación jurídica, de comunicación y de incidencia ante las autoridades, así como el acompañamiento permanente a las comunidades para la elaboración de planes de consulta previa. El proyecto será llevado a cabo por el Consejo Indigenista Misionero (CIMI) en su Regional Norte II, que presenta más de 40 años de convivencia y experiencia con los pueblos de la región. Manos Unidas ya ha trabajado con esta regional del CIMI en un proyecto encaminado al trabajo en salud y educación. El CIMI también es una organización de referencia para las otras organizaciones de CIDSE que trabajan en Brasil, así como para la Red Eclesial Panamazónica (REPAM). Para llevarlo a cabo el socio local CIMI solicita apoyo a Manos Unidas por el 68% del valor total del proyecto. Los gastos apoyados por Manos Unidas están relacionados básicamente con las partidas de personal local, equipos y servicios técnicos. La contraparte local y beneficiarios aportan un 32%, fundamentalmente de las partidas de viajes y funcionamiento.

  

 

 


Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete