Preocupación por la suerte de los cristianos secuestrados en Siria

El Archimandrita Emanuel Youkhana, uno de los socios locales de Manos Unidas en la zona de Oriente Medio, que trabaja apoyando a los cristianos perseguidos en la región, nos informa de la alarmante persecución que sufren los cristianos a manos de los grupos terroristas que siembran de muerte y terror la zona y de los últimos ataques y secuestros perpetrados por el Estado Islámico en los últimos días.

El Archimandrita Emanuel Youkhana, uno de los socios locales de Manos Unidas en la zona de Oriente Medio, que trabaja apoyando a los cristianos perseguidos en la región, nos informa de la alarmante persecución que sufren los cristianos a manos de los grupos terroristas que siembran de muerte y terror la zona.  

Sus noticias han sido recogidas por diversos medios de comunicación. En la madrugada del 23 de febrero militantes del autoproclamado Estado Islámico (ISIS en inglés) lanzaron una feroz ofensiva contra 35 pueblos asirios cristianos del noreste de Siria. Los ataques obligaron a 3.000 cristianos a escapar de sus casas. Y cien familias fueron secuestradas.

Cristianos asirios desplazados. Foto: Ankawa.com

Emanuel Youkhana, que permanece en contacto constante con representantes de CAPNI (Christian Aid Program Nohadra Iraq - Programa de Ayuda a los cristianos Nohadra Iraq), asegura que los rehenes fueron llevados como prisioneros a Tel Shamiran, Tel Goran, Tel Jezirah y Tel Hormizd, donde los hombres fueron separados de sus familias y las mujeres y a los niños quedaron bajo arresto domiciliario. El trato bárbaro que el ISIS da a sus presos hace que Youkhana muestre su “gran preocupación por el destino de estas familias”.

Cristianos asirios perseguidos. Foto: Assyrian Church

La noche del 23 de febrero, más de 600 familias asirias escaparon a Hassaka y Qamishli, dos de las ciudades sirias más importantes. Aunque las ciudades vecinas árabes habían apoyado la llegada de IS, según su informante, algunos árabes suníes de las cercanías de Qabr Shamya intervinieron para rescatar a 15 asirios atrapados, llevándoles a salvo hasta Hassaka.

Los cristianos sirios de Khabour  se asentaron en Siria en 1993 escapando de la masacre dirigida contra las etnias asirias en Irak. Antes de que la guerra civil siria comenzara hace cuatro años, el número de cristianos era 400.000, un cinco por ciento aproximadamente de la población nacional.

Hassaka se encuentra a tan sólo 55 km de la frontera este con Irak. La provincia es particularmente estratégica para la coalición que se enfrenta a IS, situada en un punto que hace frontera con Turquía así como las regiones iraquíes controladas por los yihadistas.

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete