2020 - INDIA - MEJORA DE LAS CONDICIONES DE VIDA PARA NIÑOS TRIBALES INTERNOS DE KHONDHAR

RESUMEN DEL PROYECTO

El proyecto se localiza en la Parroquia de Khondhar, zona rural próxima a Hazaribag, en el estado de Jharkhand, en el centro-norte de la India.

Los beneficiarios directos son niños de familias tribales pobres que viven en aldeas remotas.

Estas comunidades indígenas se organizan a través de reuniones en las aldeas con un líder local. Todos contribuyen al bien común.

Conservan una cultura y ritos ancestrales. La mujer, organizada en grupos de autoayuda, principalmente para ahorrar, aunque con un índice de analfabetismo superior al hombre, tiene voz en la toma de decisiones de la comunidad relativas a la vida diaria y sus problemas. La violencia de género no es común.

El medio de subsistencia de estas familias es la agricultura tradicional, sin sistemas de riego y dependiente de los erráticos monzones. La mayoría de las familias poseen pequeñas parcelas de tierra cultivable. Cuando la cosecha no es suficiente, migran a las ciudades en busca de trabajo dónde son empleados en labores poco cualificadas y con bajos jornales.

En lo relativo a la educación, si bien hay una mayor conciencia de su importancia que hace años, muchos niños y jóvenes siguen abandonando los estudios a edades muy tempranas, para ayudar a la familia en las tareas domésticas o trabajar para contribuir al sustento de la misma. La mala calidad de la enseñanza pública en las zonas rurales y las largas distancias a las escuelas, tampoco facilitan la escolarización.

En la misión de Khondhar, la Diócesis de Hazaribag, socio local con el que Manos Unidas ha colaborado en proyectos similares con éxito, tiene un colegio en lengua nativa que no recibe ninguna ayuda del gobierno salvo para los libros, y en el que estudian 236 niños y 165 niñas. Cuentan con el apoyo de Mary´s Meals (ONG escocesa que proporciona comida a los alumnos de escuelas dirigidas a los más pobres que estén bien gestionadas). Las niñas internas están a cargo de las Hermanas Franciscanas; y los chicos, algunos de los cuales, asisten a colegios del gobierno, están a cargo de la Diócesis. El internado empezó con 40 niños y actualmente tiene 85 residentes en condiciones de hacinamiento. No existe ninguna otra residencia en 30 kms a la redonda.

Por ello, solicitan la colaboración de Manos Unidas para ampliar la residencia actual, redistribuyendo el espacio de la planta baja y ampliando y construyendo una nueva planta donde poder alojar hasta 100 niños en condiciones propicias para su estudio y desarrollo. Se ampliará la planta baja existente, para dotar de aseos y construir la escalera de acceso a la nueva planta. Esta planta baja consta de refectorio, dos dormitorios comunes para los chicos de menor edad, cuarto para enfermos, almacén, despacho y dormitorio y aseo del encargado. En la nueva primera planta se construirán 258 m2 destinados a dos grandes dormitorios comunes, y espacios para almacenar las pertenencias de los chicos. Entre las dos plantas, el centro tendrá 620 m2 y Manos Unidas aportará el 84% del coste de la construcción mientras que el socio local aporta el terreno y el 16%.

Con este proyecto se mejora el acceso a la educación de hasta 100 jóvenes y se contribuye a dignificar la vida de la comunidad tribal a través de la promoción del derecho a la educación. El proyecto tiene una duración prevista de un año y está alineado con los ODS 3 "salud y bienestar" y 4 "educación de calidad".

AL FRENTE DEL PROYECTO HAZARIBAG CATHOLIC DIOCESE

BENEFICIARIOS DIRECTOS: 100

INDIRECTOS: 500

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete