Acceso a educación primaria en zona rural

En colaboración con los Misioneros de Nuestra Señora de África, el proyecto contempla la construcción de una escuela para alfabetizar a 360 niños del distrito de Dedza, en el centro de Malawi, así como las casas en las que residirán los profesores.

Acceso a educación primaria en zona rural

Mua es la primera Misión que se estableció en la región central de Malawi, concretamente en el distrito de Dedza. Es una zona muy deprimida donde la mayoría de la población vive de la agricultura de subsistencia y de la pesca en el cercano lago Malawi. El clima es extremo, muy caluroso y húmedo llegando a alcanzar en el mes de noviembre los 45ºC. Carecen de todo tipo de infraestructuras: clínica, agua potable, electricidad, carreteras cercanas, escuela, puentes. Toda la población se dedica a la agricultura o a la pesca.

La cercanía del río les asegura el cultivo del arroz y la pesca, pero también inunda sus tierras durante más de tres meses al año, aislándoles, además, de todo contacto exterior. Las tierras de la zona son fértiles, pero al mismo tiempo el nivel de humedad es muy alto, lo que provoca que haya muchos mosquitos y que el índice de malaria sea uno de los más altos del país. Esta enfermedad se lleva la vida de muchos niños y adultos todos los años.

Asegurar el acceso a la educación

La dieta es muy pobre, provoca desnutrición y los deja indefensos ante todo tipo de enfermedades. Esta circunstancia ha hecho que muchas generaciones de habitantes de esta zona, no hayan tenido acceso a la educación. La comunidad quiere revertir esta situación y quiere que sus hijos sepan leer y escribir. Por ello, se han reunido en repetidas ocasiones con autoridades gubernamentales, pero solo han conseguido la promesa de que si consiguen levantar unas estructuras, el gobierno les pagará los profesores.

La población ha acudido a la Misión de Mua en busca de apoyo. Gracias a su ayuda levantaron en 2015 unas pobres infraestructuras de paja como escuela. Los Padres Blancos han estado financiando a dos profesores. Esta situación es precaria y su deseo es construir una escuela que se reconozca a nivel oficial y que asegure la educación de sus hijos. A través de los Padres Blancos han solicitado ayuda a Manos Unidas para la construcción de cuatro aulas y dos casas para cuatro profesores.

Los beneficiarios directos serán los 360 niños que asistirán a la escuela y los indirectos los 2.000 familiares.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete