AÑO 2017 - BENIN - África Oeste Equipamiento y material para centro de discapacitados mentales

RESUMEN DEL PROYECTO

El proyecto se sitúa en Cotonou, capital económica de Benín y a sólo 40 Km. de Porto-Novo que es el centro político del país. La población beneficiaria de esta iniciativa son los niños y jóvenes con minusvalías intelectuales. El número de menores con algún tipo de discapacidad mental, que son abandonados o maltratados en Benín es alarmante. En muchos casos, son escondidos y marginados puesto que suponen una deshonra para familia.

La Asociación de la Chrysallide lleva casi 20 años trabajando en Cotonou en pro de estas personas y de sus familiares. Su objetivo es la integración de las personas con minusvalías intelectuales en todas las actividades de la vida y a todos los niveles (familia, escuelas, trabajo, sociedad). En este Centro hay actualmente unas 36 personas acogidas durante el día y otros 20 están integrados en escuelas corrientes. También se les enseña a trabajar con las manos y así obtener beneficios con la venta de los objetos allí fabricados. Con este proyecto se pretende aumentar el número en un 50%. En este Centro trabaja un equipo multidisciplinar de voluntarios y profesionales contratados (responsables de reeducación y readaptación, psicólogos, ortofonistas, especialistas en ciencias de la Educación, profesores de gimnasia, padres, miembros de la Asociación, etc.) para la ejecución de las actividades ordinarias de estos minusválidos en el interior o exterior del Centro.

Solicitan la colaboración de Manos Unidas para la financiación del equipamiento necesario para mejorar su trabajo y así ayudar de la mejor manera posible a educar y formar a estos enfermos para su reinserción total. Piden un mini-bus para la recogida de los jóvenes por la mañana en sus casas y poder llevarlos de vuelta, material didáctico y lúdico, y parte de los salarios del personal. Con la realización de este proyecto se pretende asegurar la educación psico-educativa de las personas afectadas por minusvalías intelectuales así como garantizar su inserción en la sociedad, tanto a nivel educativo como profesional y sensibilizar a la población sobre los derechos y posibilidades de estas personas.

El socio local contribuye con el pago de los gastos de funcionamiento del Centro así como de parte de los salarios del personal. Esto supone casi un 18% del coste total del proyecto. El número de beneficiarios directos será de 78 personas anualmente.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete