AÑO 2017 - ZAMBIA - África Austral - Mejora del suministro de energía en la escuela de primaria y secundaria

RESUMEN DEL PROYECTO

El proyecto se sitúa en Chipata, un suburbio al NE de Lusaka, la capital de Zambia. Se trata de una zona muy pobre donde prosperan negocios y actividades (prostitución, alcoholismo, violencia..) que no favorecen el desarrollo de la juventud. El 41% de las familias tienen acceso a fuentes de agua públicas con limitaciones de uso y el 24% acuden a fuentes no potables. Según las estadísticas del PNUD, el 64% de las personas de una población de 100.000 viven con menos de 1 dólar al día y el desempleo alcanza al 65% de las personas. Sólo el 40% de la población tiene acceso a letrinas compartidas. 5.000 niños con edad para comenzar la primaria no tienen escuelas donde acudir. El nivel de abandono escolar y de analfabetismo son muy altos. La calidad de los servicios sanitarios es deficiente y el grado de prevalencia del SIDA elevado. El 18% de los hogares tienen como cabeza de familia a mujeres viudas o solteras a cargo de un elevado número de  niños huérfanos.

Nuestro socio local, las Misioneras franciscanas, dirigen una escuela de 1.833 alumnos desde 2009. El problema al que se enfrentan es los constantes y continuados cortes de suministro eléctrico que se producen a diario en la red nacional y que tienen como consecuencia también los cortes en el agua. Esta situación ha empeorado el último año dado que por la falta de lluvias, las reservas hídricas del país son cada vez menores lo que afecta a la oferta de energía. Se ha convertido en una tarea prácticamente imposible la enseñanza de algunas asignaturas obligatorias tales como la informática.

Los alumnos, profesores, administradores y padres de la escuela han solicitado a Manos Unidas la resolución del problema tanto eléctrico como de agua a través de la instalación de un generador que permita asegurar el suministro continuado de energía. La escuela necesita un generador grande que permita suministrar electricidad para los ordenadores y otro equipamiento necesario para la labor educativa y administrativa. Es necesario también utilizar la bomba de agua eléctrica que proporciona agua tanto a toda la escuela como a las casas de los profesores. La iluminación de la escuela también es frecuentemente interrumpida, lo que afecta muy negativamente a las clases de secundaria que se dan por la tarde/noche a 175 chicos. Como mínimo cada día los cortes de luz son de 8 horas seguidas hasta las 2'30 de la tarde lo que dificulta mucho las actividades de la escuela.

Con este proyecto se conseguirá que 1.833 alumnos y profesores de primaria y secundaria tengan asegurado el acceso al agua y la electricidad en su escuela. Se tratará de comprar un generador y accesorios, construir la base para el generador e instalación del mismo y una caseta de seguridad. Los beneficiarios aportarán un 15% del total del proyecto en forma de trabajo y fondos recolectados.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete