CENTRO RURAL DE SALUD

La población a la que servirá el Centro de Salud cubre un área de26,5 kmen los que en pequeños poblados habitan unas 23.00 personas que serían beneficiarios. 

Trabajan  en los campos de cultivo de té   y son tribales bengalíes y en su mayoría explotados y pertenecientes a las clases bajas. 

La mala nutrición, la falta de sanidad y la baja educación durante la infancia hacen que la tasa de mortalidad sea muy alta y que padezcan enfermedades con consecuencias a largo plazo que perjudican a su vez su propio desarrollo. 

Son privados constantemente de sus derechos  económicos políticos y sociales. La violencia domestica contra las mujeres se manifiesta en matrimonios prematuros, divorcios,  tráfico humano y otros abusos físicos contra ellas.      

La situación actual es que las hermanas   no disponen de medios para atender a esta población tan pobre y sin servicios sanitarios. Existen dos hospitales  que están a 10 y 12 km  y la mala comunicación los hace inaccesibles. Reciben constantemente peticiones pero no tienen capacidad para recoger a los enfermos. Tanto las hermanas como el Arzobispo de Dhaka piden urgentemente ayuda para la construcción de la planta baja del Centro de Salud sobre la que se podrían construir en el futuro otras cuatro plantas. 

El terreno es propiedad de la Congregación y disponen de los permisos de la autoridad local para la construcción. Serían194 m2y dispondría de dos anchos pasillos, cuatro pequeños aseos, dos salas de fisioterapia, una femenina y otra masculina, cuarto para médicos  y enfermeras, una sala de consulta y una unidad de medicinas. 

Se solicita a Manos Unidas el 70% de la construcción, la Congregación financiaría el muro de contención y los beneficiarios directos serían unas 5.000 pacientes. 

Los beneficiarios aportan mano de obra  y materiales para el sistema de riego. Serán un total de 96 familias  de 16 comunidades  las que se verán beneficiadas por el proyecto de irrigación.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete