Desarrollo socioeconómico mediante la mejora de la producción agropecuaria, impulso de la comercialización y el fortalecimiento del tejido asociativo

La Fundación Agrónomos sin Fronteras (ASF) solicita ayuda para un proyecto de desarrollo socioeconómico del sector primario en la región de Iringa mediante la capacitación y empoderamiento económico.

Mujeres División de Sadani

La zona de actuación del proyecto es la comarca de Sadani, en la región de Iringa, en el Centro-Sur de Tanzania. El grupo étnico predominante es el Hehe. La mayoría de la población vive con menos de un dólar al día, además los servicios de salud son muy escasos y lejanos, no hay suministro de agua potable, las infraestructuras viales son malas o inexistentes y el servicio de educación se limita a escuelas primarias sin medios y con una calidad muy baja.

Para garantizar la mejora de sus condiciones económicas y calidad de vida, MSF lleva más de una década trabajando en la zona, donde los beneficiarios han conseguido incrementar la producción agrícola de productos de necesidades básicas y han mejorado la vivienda, salud y educación de los niños. Sin embargo, la carencia de ingresos familiares suficientes por la falta de accesibilidad a mercados les sigue afectando fuertemente. Para paliar esta incertidumbre, se plantea formar una cooperativa con los beneficiarios directos que les permita:

  • Minimizar los problemas derivados de la fragilidad del pequeño agricultor frente al mercado global.
  • Promover el trabajo de los agricultores familiares con la mejora de los conocimientos necesarios para conseguir un desarrollo sostenible; con la dotación de máquinas de procesamiento y un buen almacenamiento de los productos.

Manos Unidas colabora en la construcción y el equipamiento de las infraestructuras para la capacitación y asistencia técnica y la instalación de sistemas de riego. Cáritas Iringa apoya con la donación del terreno donde se va a construir el almacén y centro de procesamiento. ASF con transporte de materiales de construcción y de formadores y estudiantes, además del espacio para la realización de formaciones, y los beneficiarios con materiales de construcción.

La población beneficiaria directa total es de 1.544: 208 miembros actuales pertenecientes a 18 grupos de agricultores distribuidos y sus 1.336 dependientes directos, de los cuales el 54% son mujeres.

 

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete