"FORTALECIMIENTO DE LA ORGANIZACIÓN COMUNITARIA PARA LA PROMOCIÓN DEL DESARROLLO RURAL Y LA AGROECOLOGÍA DE JALAPA, GUATEMALA"

Guatemala es el país de América con los niveles más elevados de desnutrición. Con más de 14 millones de habitantes, el país tiene que hacer frente a problemas derivados de la desnutrición crónica que afecta especialmente a los niños. Siete de cada diez campesinos son pobres, y tres extremadamente pobres. La pobreza es mayor en los sectores indígenas, que representan al 60% de la población. Esta realidad se da claramente en todo el oriente del país donde se encuentran los departamentos con mayores problemas alimentarios y desnutrición de Guatemala. Jalapa se encuentra en la lista de los dptos. de Guatemala con mayores problemas alimentarios y desnutrición en el país, San Carlos Alzatate y las comunidades de las montañas de Xalap  encabezan la lista a nivel de dpto. En la zona trabaja desde 2002 la Fundación para el Desarrollo y Fortalecimiento de las Organizaciones de Base (FUNDEBASE),una institución privada no lucrativa, que desde hace 20 años promueve el desarrollo y la búsqueda de mejores condiciones de vida para las personas y comunidades marginadas en varias regiones de Guatemala. Fundebase lleva trabajando varios años con 10 comunidades indígenas de los municipios de San Carlos de Alzatate y Jalapa, en el Departamento de Jalapa. Los importantes avances que familias han logrado en materia de producción sostenible de alimentos desde sus propios espacios productivos, no han sido prioridad de atención para gestores públicos, no son parte de los presupuestos estatales y no han dado espacios para estas iniciativas. El gobierno local, ha trabajado a favor de las empresas transnacionales de extracción de metales, mientras que las comunidades indígenas, han trabajado para proteger el territorio de estas industrias, por lo que a lo largo de 8 años, ha existido conflicto entre las entidades. Las presiones sociales, división comunitaria y las amenazas para los recursos naturales son problemas visibles en territorio de trabajo. Existen diversos órganos comunitarios, organismos no gubernamentales y organismos religiosos, con agendas que incluyen temas comunes, pero con gestión aislada. Esta gestión desarticulada, repercute en un bajo impacto de lo que se realiza.

FUNDEBASE propone concluir un proceso de acompañamiento a 450 familias de 10 comunidades de los municipios de San Carlos de Alzatate y Jalapa y comenzar un nuevo proceso en 10 nuevas comunidades de los mismos municipios replicando el modelo exitoso de intervención y añadiendo las lecciones aprendidas. Así pues, las 450 familias de las 10 comunidades iniciales tienen como actividad principal la agricultura familiar. El proceso que se ha llevado a lo largo de estos últimos años marca la pauta a seguir para fortalecer la organización comunitaria. Este componente sigue mostrando debilidad ya que existen muchas organizaciones no articuladas y dispersión en la gestión del desarrollo comunitario; esto disminuye sin duda la capacidad en la defensa del territorio y de los derechos económicos y sociales de estas comunidades así como su capacidad de incidencia en las instancias municipales. Ante esta situación, el proyecto propone: a) Fortalecimiento organizativo y técnico de la comunidad indígena para la acción estratégica en defensa del territorio (agua, extractivas, defensa del bosque, agricultura agroecológica). Se apoyará la realización de un estudio de la situación de los recursos naturales frente a las amenazas de la industria extractiva de metales. Brindar apoyo técnico y jurídico-legal para desarrollo de proceso de consulta ante la industria extractiva que amenaza en la región. b) Proceso de capacitación sobre derechos humanos dirigido a líderes y jóvenes para que todas las acciones se realicen con enfoque de derechos. c) Se realizarán campañas para la promoción de la agroecología a escala comunitaria. Los resultados mostrados por las familias que ya practican la agroecología son la base de esta promoción. Se trabajarán temas que motiven la actuación a mayor escala en la protección de recursos naturales y sensibilización en el consumo responsable. d) El consejo de promotores y promotoras agroecológicos será  fortalecido con el conocimiento del Código Municipal, la ley de sistema de consejos de desarrollo, para que participen con propuestas en el Consejo Municipal de Desarrollo(COMUDE).

En relación a trabajo con las 10 nuevas comunidades se realizarán actividades que permitan profundizare el conocimiento de las condiciones sociales, económicas, organizativas y ambientales que permitan construir un plan de trabajo en consideración de los problemas y necesidades de mayor prioridad. Se identificarán liderazgos comunitarios, organizaciones y otros actores claves que colaboren y se involucren desde la planificación del proyecto hacia una colaboración con mayor pertinencia en la ejecución del proyecto. A continuación se realizarán actividades de intercambio de experiencias entre las nuevas comunidades y la experiencia de promotores y promotoras en agricultura sostenible en las comunidades con un proceso avanzado y asesoría y se realizará acompañamiento técnico a las nuevas comunidades. En el último trimestre del proyecto se realizará una evaluación externa del proceso de los últimos años de acompañamiento con las comunidades iniciales y se establecerá una línea de base para el trabajo con las nuevas comunidades.

El proyecto tiene un coste total de 104.222,42  euros. El Ayuntamiento de Majadahonda contribuye a su financiación con 20.000 euros.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete