Mejora calidad de vida campesina con producción agrícola sostenible y café orgánico

El proyecto se lleva a cabo en diez comunidades de cuatro municipios del departamento de La Paz (Yarula, Nahuaterique, Santa Elena y Marcala), zona rural occidental de Honduras. Su población es mayoritariamente indígena lenca que vive en situación de pobreza y extrema pobreza, agravada por la caída de la economía (10,5%) debido a la pandemia COVID-19 y los ciclones ETA e IOTA.

Todo ello ha impactado en la población por el alto coste de la canasta básica, del combustible, transporte y los altos precios de los insumos agrícolas. Las familias a las que se dirige el proyecto son, en su mayoría, propietarias de pequeñas parcelas de tierra destinadas a la producción agrícola y consumo familiar, que presentan condiciones de degradación y poca fertilidad debido a prácticas convencionales de producción, dando como resultado bajos niveles de rendimientos en la producción y, por tanto, baja disponibilidad de alimentos. Se dedican al cultivo de maíz y frijoles en asocio, hortalizas en pequeña escala y el café que genera pequeños ingresos.

Uno de los principales problemas de los productores es que abandonan la producción agrícola diversificada y se concentran casi exclusivamente en la producción de café, ya que este rubro es el que les permite obtener algunos recursos económicos que utilizan para gastos familiares, pero cuando los precios bajan o vienen las plagas, pierden casi todo y no hay para cubrir la alimentación familiar.

Estas familias están asociadas a la cooperativa COMBRIFOL que surgió en 2004 como una iniciativa de la Pastoral Social de la Parroquia San Miguel Arcángel de Marcala y trabaja con productores desarrollando un proceso productivo agroecológico para la seguridad alimentaria y la producción de café orgánico para exportación directa al mercado solidario de Alemania de cafés certificados que generan mayores ingresos y la integración de jóvenes para un relevo generacional y su incorporación a los órganos de dirección de la cooperativa. 

Combrifol, mucho más que una coooperativa 

La Cooperativa tiene 28 Grupos de base y ya dispone del beneficio de Chocoapa con todo el equipamiento para el procesamiento del café. También han conseguido la certificación de Denominación de Origen “Café de Marcala”. 

La Cooperativa tiene una visión integral. No solo se trabaja el tema de café y miel para venta, sino que su enfoque es trabajar la seguridad alimentaria con principios de economía solidaria. Desde el enfoque de Combrifol, el objetivo es potenciar la agricultura diversificada con un enfoque agroecológico y también potenciar la producción de especies menores que contribuyan a la alimentación de la familia. Paralelamente, dedicar parte de la parcela a la producción de café orgánico que se convierta en la fuente de ingresos alternativos.

La cooperativa destaca porque apoya a colectivos muy vulnerables, especialmente mujeres cabeza de familia y jóvenes, para que estos también se integren en la cadena de producción de café y en la producción agroecológica de alimentos. Desde la Cooperativa también se apoyan créditos sociales para educación y salud: consultas médicas, compra de medicamentos, matriculas escolares, etc. 

Nuestro acompañamiento 

Los años de trabajo acompañando a la Cooperativa Combrifol han tenido como finalidad contribuir al desarrollo de familias de pequeños productores con altos niveles de pobreza y pocas oportunidades de generación de ingresos. 

Gracias a Manos Unidas, la Cooperativa ha puesto en marcha procesos de producción diversificada con campesinos y campesinas muy pobres con pequeñas parcelas que han mejorado la seguridad alimentaria, su economía y logrado comercializar productos como la miel de abeja, café al mercado solidario de Alemania y a nivel local y nacional café molido.  

Se ha apoyado el mantenimiento de las pequeñas fincas de café orgánico con insumos y asistencia técnica para que mejoren los rendimientos en la producción y generen mejores ingresos para sus familias y sostener sus fincas, y la siembra de forma diversificada para garantizar la alimentación a la familia y mejorar la calidad del suelo y el medio ambiente. 

Manos Unidas ha tenido la oportunidad de visitar la cooperativa y conocer a sus socios y el gran impacto que está teniendo este en la calidad de vida de las mujeres y los jóvenes beneficiarios.  

Los beneficiarios del proyecto son 842 personas.

 

 

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete