Programa de desarrollo para mujeres de poblaciones rurales en Assam

El proyecto, gestionado por los Hermanos Jesuitas, se orienta a la promoción de las mujeres que carecen de oportunidades, pero su objetivo final es el desarrollo integral de las poblaciones rurales del interior, que son mayoritariamente tribales.

Mujeres de Dibrugarh

El proyecto se desarrolla en Dibrugarh, en el estado indio de Assam, situado en el nordeste del país asiático. Aunque su objetivo final es la promoción integral de las poblaciones rurales del interior, que son mayoritariamente tribales, se dirige muy especialmente a la promoción de las mujeres que carecen de oportunidades (aunque también hay algunos descastados y jornaleros de los campos de té).

Mujeres expuestas a la explotación y la injusticia

Las tradiciones y costumbres ancestrles, las mantienen ignorantes, en su gran mayoría analfabetas y muy limitadas por restricciones de tipo religioso y social. Las mujeres constituyen un grupo privado de estatus social y económico, expuesto a toda clase de explotaciones e injusticias por parte de los patronos y capataces

Ante estas circunstancias, los Hermanos Jesuitas comenzaron hace más de 14 años a trabajar en la zona para favorecer el desarrollo socio-económico, educacional, político, cultural y sanitario de las mujeres, jóvenes, niños y de la población más desfavorecida del distrito de Tinsukia. Para conseguirlo:

  • Fundaron la organización "Gana Chetana Samaj" (GCS) cuyo objetivo es el desarrollo de la zona.
  • Formado cooperativas de mujeres y grupos de autoayuda que permiten que las mujeres se movilicen para obtener recursos propios, aprendan economía doméstica y practiquen el ahorro.
  • Recibirán formación en mejoras agrícolas, cuidado de granjas familiares, telares manuales, educación legal y defensa de sus derechos.

Un programa inclusivo

Los hermanos jesuitas y la población local nos han solicitado la colaboración necesaria para poner en marcha el programa. Los beneficiarios directos serán unas 80 personas, mayoritariamente mujeres casadas de 18 a 45 años y jóvenes a partir de los 15 años, que tuvieron que abandonar la escuela.
Dichos beneficiarios serán elegidos por los líderes de cada aldea dándose preferencia a los más pobres, atrasados y a aquellas mujeres que carecen de libertad, sometidas al dominio masculino.

No se excluirá a nadie por su religión, etnia o cualquier otro distintivo social.

Galería de imágenes: 
Mujeres reivindicando sus derechos en Dibrugarh

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete