PROYECTO 2018-2019 EXPOSICIÓN ACUARELAS SodilarizArte

Empoderamiento de madres adolescentes en Berea

El proyecto del Centro Good Shepherd para madres adolescentes en Lesotho se sitúa en Ha Makujoe, en la meseta de Berea, a 20 km. de la capital Maseru. Es una zona relativamente fresca y húmeda y extremadamente fría en invierno, con un clima muy extremo. Los habitantes de esta localidad son en su gran mayoría pequeños agricultores que se ganan la vida arando y cultivando para su autoconsumo; un porcentaje menor de población depende de la agricultura comercial; y otro grupo más pequeño todavía de hombres y mujeres se emplean en fábricas de tejidos y obras de construcción. Es un país con una alta tasa de SIDA y tuberculosis y mucho paro. El Centro Good Shepherd para madres adolescentes es el único de sus características en la zona. Está dirigido por la Congregación de las Hermanas del Buen Pastor, que tienen gran experiencia en la zona. Pretenden evitar que se produzcan abortos clandestinos y abandonos de bebés ayudando a las jóvenes madres a superar los problemas derivados de una maternidad temprana y no planeada, a través de un programa integral que les forma en las habilidades de cuidado infantil, nutrición, salud y desarrollo psicosocial de sus hijos mientras continúan con el aprendizaje académico a diferentes niveles, dese primaria hasta formación profesional y espiritual. En el Centro viven las adolescentes con sus hijos, reciben clases en las asignaturas del programa educativo oficial y formación profesional en costura y cocina. En su segundo año realizan prácticas en empresas de la zona que les permiten encontrar trabajo al finalizar el programa. El Ministerio les da un certificado oficial que les permite trabajar en todos los países del África Meridinal para el desarrollo (SADC). Los beneficiarios piden ayuda a Manos Unidas para la compra de nueva maquinaria de costura y catering, que les permita obetner los conocimientos necesarios para su formación profesional de cara a incorporarse en el mercado laboral al finalizar el programa. La Congregación aportaría un porcentaje del coste del proyecto del 12%, correspondiente a equipos. Con esta acción se verán beneficiadas 34 madres adolescentes y sus 34 bebés, a través de una formación que les permita ser autosuficientes económicamente y para criar a sus hijos al finalizar su educación. Los beneficiarios indirectos son 110 niños de preescolar que comen en la escuela la comida cocinada por las alumnas.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete