PROYECTO 2020-2021 COLEGIOS Y CENTROS EDUCATIVOS

Mejora de la seguridad alimentaria y de los ingresos de familias campesinas

El proyecto se sitúa en el distrito de Rubirizi en la región de Mbarara, Uganda, al suroeste del país, en una zona agrícola deprimida en la que varios factores han provocado el empobrecimiento del suelo: deforestación, sequía y falta de conocimientos agrícolas por parte de los campesinos. El 99% de los habitantes viven en un área rural y la mayoría de ellos están por debajo del umbral de la pobreza, con unos ingresos de unos 1,5 euros/día. Carecen de los bienes básicos: agua potable, electricidad y una vivienda en condiciones aceptables. La situación de las familias campesinas, minifundistas y con un número importante de hijos (la media familiar es de ocho miembros), es mala desde todos los puntos de vista. La mujer no tiene casi derechos y es víctima a menudo de malos tratos. Por otro lado, a pesar de la obligatoriedad de la enseñanza, los niños a menudo abandonan los estudios antes de terminar la escuela primaria, con una incidencia mayor de las niñas sobre los niños (90% vs 40%). La mayoría de las familias son analfabetas o casi, sobre todo las mujeres, lo cual les imposibilita para realizar muchas gestiones. El estado general de salud de estas familias es muy pobre, especialmente entre mujeres y niños, debido también a la mala alimentación y la precaria situación higiénica de las cocinas y letrinas. Los centros de salud suelen estar muy alejados de estas aldeas. Centros de primeras ayudas están localizados en algunas parroquias, pero por lo general carecen de medicamentos y otros equipamientos. Nuestro Socio Local, Cáritas Mbarara, viene preocupándose por la situación de estas familias y Manos Unidas ya apoyó en su día con éxito un proyecto de educación para adultos como también un programa de desarrollo rural que ha tenido mucho éxito. Ahora solicitan de nuevo la colaboración de Manos Unidas para llevar a cabo un proyecto de mejora de las condiciones de vida de 600 familias en veinte pequeñas localidades, del que se beneficiarían 4.800 personas (sobre todo las mujeres y los niños). Se trata de un proyecto formativo y de equipamiento en seguridad alimentaria, técnicas agrícolas, sanidad e higiene y generación de ingresos tanto por la mejora de los cultivos como por la diversificación hacia nuevas actividades de generación de ingresos. En las sesiones formativas, se pondrá especial énfasis sobre las medidas de seguridad para prevenir el contagio por coronavirus. El proyecto durará tres años. La contribución local representa un 8% sobre el coste total del proyecto, cantidad soportada en parte por los beneficiarios que aportarían materiales y herramientas de trabajo y una cantidad para la construcción de los pequeños depósitos de recogida de agua de lluvia y el resto por el socio local. Manos Unidas 92%. El número de beneficiarios directos es de 4.800 e indirectos 2.000 personas más. 

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete