PROYECTO 2023-2024. Vicaría 2

Refuerzo de la seguridad alimentaria, salud y nutrición en Ouanaminthe, Haití

Con una población estimada de 11 millones de habitantes, Haití tiene la renta per cápita más baja de todo el continente americano. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación) estima, que más de la mitad de la población haitiana se encuentra en situación de extrema pobreza y depende principalmente de la agricultura de subsistencia a pequeña escala para sobrevivir. La mayoría del territorio haitiano está constituido por suelos montañosos que dificultan las labores agrícolas y las llanuras están formadas por tierras deforestadas que tienen muy bajo potencial productivo, circunstancia que se agrava por la irregularidad en el ciclo de lluvias y la cada vez más frecuente aparición de fenómenos climáticos extremos. En los últimos dos años, el país está inmerso en una grave crisis sociopolítica que está empeorando aún más las condiciones de vida de su ya sufrida población, y empuja a los jóvenes a buscarse nuevas oportunidades en la emigración. El Departamento del Nordeste, uno de los más pobres de Haití y fronterizo con dominicana, es eminentemente rural y montañoso, aunque existen núcleos urbanos importantes donde la población se concentra,sin por ello lograr mejores condiciones de vida. La comuna de Ouanaminthe cuenta con unos 86.000 habitantes, la mitad de los cuales se reparte en varias comunidades muy diseminadas y aisladas entre ellas. En la zona no existen o son muy deficitarios servicios básicos, como escuelas o centros de salud y la mayoría de las casas no disponen de electricidad, agua potable o sistemas de saneamiento. La deficiente situación alimentaria crónica que padece la población en las comunidades rurales de Fort-Liberté, junto con la falta de agua potable y las malas condiciones higiénicas, condiciona la mala salud de sus habitantes. Existe una grave carencia alimentaria que favorece el círculo vicioso de malnutrición/enfermedades infecciosas y parasitarias. La principal causa de mortalidad en los adultos es la hipertensión arterial, seguida por el sida, los parásitos intestinales y últimamente el cólera que ha vuelto a extenderse entre la población. Los niños sufren de deficiencia nutricional, de dermatosis, de infecciones respiratorias agudas y de enfermedades diarreicas. La población rural no puede acceder a los servicios básicos de salud ni a las medicinas por la falta de recursos y la imposibilidad de desplazarse a las consultas de las ciudades. 

Con el presente proyecto de 12 meses, se pretende atender a unos 1.400 habitantes de tres comunidades (Lamatrie, Savane Longue y Jean Rabel) ofreciéndoles atención médica y medicinas a bajo coste a través de las clínicas móviles. Se va a poner especial cuidado en los aspectos de nutrición infantil y salud preventiva con la colaboración de comités de salud. Siendo conscientes, además, de la grave crisis alimentaria que padece la población, se distribuirán entre las familias en peor situación un conjunto de cabras y chivos de raza mejorada, y a las que dispongan de algún terreno para sembrar, se les facilitará semillas hortícolas y herramientas agrícolas. Todas estas acciones se acompañarán con sesiones de formación a los beneficiarios. Se seguirá favoreciendo el componente de grupos de auto-ahorro, (mutuas solidarias) supervisando e impulsando a las que se han creado con anterioridad. En este contexto de apoyo a la economía de las tres comunidades, se pondrán en marcha, dos unidades de transformación del cacahuete para convertirlo en productos de fácil salida al mercado, como la manteca o la harina. La Caritas de Fort-Liberté, cuenta con una amplia experiencia de trabajo en el sector salud y agrícola y ha trabajado anteriormente con Manos Unidas en 3 proyectos de salud para comunidades rurales que hemos podido visitar en varias ocasiones. Manos Unidas, contribuirá con el 90% del presupuesto que se destinará fundamentalmente a las partidas de equipos, personal médico y agrícola, así como gastos de formación y desplazamientos. El socio local y los beneficiarios, aportan el 10% restante en gastos de terrenos comunitarios y personal local. Este proyecto se vincula a los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) Nº3 (Salud y Bienestar) y 2 (Hambre Cero).

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete