SENSIBILIZACIÓN Y ATENCIÓN COMUNITARIA EN SALUD MENTAL

ANGOLA-ÁFRICA SENSIBILIZACIÓN Y ATENCIÓN COMUNITARIA EN SALUD 
ANG/71820/LVII A
 

ANG / 71820 / LVIII A Orden: 29 Localidad: LUBANGO SOLICITUD QUE SE ADMITE SENSIBILIZACIÓN Y ATENCIÓN COMUNITARIA EN SALUD MENTAL IMPORTE TOTAL 42.457,00 € AL FRENTE DEL PROYECTO Ir. Silvia Maria de Carvalho Moreira Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús BENEFICIARIOS DIRECTOS: 3.500 INDIRECTOS: 17.500 1.- RESUMEN DEL PROYECTO Este proyecto pretende actuar en la Provincia de Huila al sur de Angola. El país ha vivido en situación de conflicto armado durante casi 30 años. Desde hace unos 10 años, la situación mejoró mucho, sin embargo, aún son visibles las consecuencias de la guerra. Entre otras se puede destacar el no acceso a la educación y a la salud de un gran número de personas, sea en las ciudades sea en las zonas más interiores del país. En el campo de la salud, las estructuras empiezan a nacer, pero existe todavía carencia de saneamientos básicos y el agua no es potable, lo que contribuye al aumento de mortandad infantil y de otros grupos de la población más vulnerables. Todos estos problemas de desatención se agravan en el caso de la salud mental que además, no se encuentra incluida en los Cuidados de Salud Primarios. La ignorancia sobre este tipo de enfermedades, hace que sean estigmatizados, escondidos y maltratados. La atención a las personas con perturbaciones mentales o epilepsia, es insuficiente en la Provincia de Huíla. Los enfermos viven en condiciones desfavorables y con frecuencia son encadenados por las agitaciones que en ocasiones provocan algunas enfermedades mentales. Estas personas con una atención sanitaria y medicación adecuada podrían llevar, en muchos casos una vida normal y en cualquier caso una vida digna. La Congregación de Hermanas Hospitalarias tiene una amplia experiencia en el sector socio-sanitario, y en especial en salud mental en África, del que es un verdadero referente a nivel mundial. Desde el año 2007, las Hermanas Hospitalarias acompañan enfermos y sus familias en 3 localidades de la provincia, en Lubango la capital, en Arimba a 20 Km. y en Hoque a 80 Km. A partir de 2015 también atienden en otra localidad llamada Kipungo a 150 Km. de la capital. Les atienden en consulta, les facilitan las medicinas adecuadas, sensibilizan y dan formación a los familiares y a la comunidad, en el sentido de desmitificar la enfermedad mental y garantizar a los enfermos y sus familiares comprensión y una mejor calidad de vida. Desde enero de 2009, inician un trabajo voluntario en el hospital psiquiátrico de Lubango a través de actividades ocupacionales, recreativas y ludoterápias para los enfermos,lo que les ayuda en el proceso de rehabilitación.Sin embargo, a partir del año 2015 el factor crisis ha llevado a un empeoramiento en las condiciones en el centro y también la colaboración que había con la Congregación en la subvención de material de consumo clínico y de medicamentos. La Congregación adquiere la mayor parte de la medicación en la farmacia Mica en Lubango y aquellas que no están disponibles en el país se solicitan en Portugal y llegan a través de valija diplomática. Esta situación está suponiendo un retroceso y un abandono en algunos casos en la atención a los enfermos mentales. La iniciativa del proyecto actual arranca conjuntamente del propio centro psiquiátrico, las autoridades sanitarias del distrito y las familias, que junto con la congregación solicitan a Manos Unidas apoyo para poder facilitar a estos enfermos mentales una vida digna. Con este proyecto se pretende poder disponer de medicación para los enfermos psíquicos, reducir el estigma o la discriminación de las personas con problemas mentales y fomentar la cultura de la salud mental a través de actividades de sensibilización y educación para la salud durante un año. Las comunidades que valoran y apoyan en gran medida la labor de la congregación, participarán en las sesiones de sensibilización y serán los responsables de propagar la información recibida. También participarán en este proceso los enfermos que estén en condiciones de hacerlo. La congregación aportará el trabajo de dos enfermeras especializadas en psiquiatría que serán las responsables de atender a los pacientes. La aportación local ascenderá al 23% del total del proyecto. El proyecto contribuirá a reducir el estigma y la discriminación de las personas con problemas mentales y beneficiará directamente a 3.500 enfermos mentales e indirectamente a sus familias.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete