#ManosUnidasConLaAmazonía

El Papa Francisco y la Casa Común

Foto: Vatican media

El 18 de junio de 2015, el papa Francisco publicaba la encíclica "Laudato Si (Alabado Seas), sobre el cuidado de la casa común".

En el Sínodo de la Amazonía 2019, cuyas fechas van del 6 al 27 de Octubre, la conferencia episcopal de América Latina promueve la difusión de la encíclica. Acogida con entusiasmo y responsabilidad por Manos Unidas, se ha convertido desde el primer momento en una hoja de ruta que ha impulsado el trabajo de la organización y ha animado al análisis sobre la realidad social que vivimos en la actualidad. La encíclica nos ha guiado en el análisis, denuncia y propuesta de acciones concretas para que todas las personas, preferentemente las más pobres, puedan vivir dignamente.

En la encíclica “Laudato Si” el Papa expone con fuerza la preocupación compartida sobre la degradación que sufre el medio ambiente, la casa común, nuestra “madre y hermana”, con la que compartimos la existencia, una tierra maltratada que clama y cuyos gemidos se unen a los de todos los maltratados de mundo. En este concilio de la Iglesia y sínodo de obispos de todo el mundo, se hablará sobre la responsabilidad del ser humano respecto a la situación medioambiental actual y se aprenderá de aquellos que más saben sobre la tierra: las comunidades indígenas. 

A lo largo de las 192 páginas, Francisco llama la atención sobre la íntima unión que existe entre la degradación ambiental y la degradación humana. El lenguaje del Papa es directo y particularmente incisivo. Nos exige que reconozcamos nuestra responsabilidad directa en esta degradación. No podemos vivir sin tener en cuenta que nuestro modo de consumir afecta directamente a los más vulnerables, cuyos rostros no nos atrevemos ni a mirar.

Para entender nuestra responsabilidad en la edificación de esta “casa común”, en la que todo (ambiente, economía, cultura, ética y espiritualidad) está relacionado, como indica el Santo Padre, necesitamos redescubrir el principio y sentido último de nuestro papel en la Creación: el amor de Dios, del que procede todo lo creado como un don para todos.  Don del cual no podemos disponer como si fuera de nuestra propiedad absoluta.

Desde Manos Unidas queremos generar un cambio en los estilos de vida que, “dibujados por pequeños gestos cotidianos, rompan la lógica de la violencia, del aprovechamiento, y del egoísmo” (LS, 230) para acabar con la pobreza y el hambre en el mundo.

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete