Plántale cara al hambre: Siembra - #ManosUnidasSiembra

Misioneros, vidas de entrega anónima y gratuita

Martes, 12 agosto, 2014

“Los que más disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás”. (Documento de Aparecida)

La muerte esta mañana del padre Miguel Pajares, contagiado del virus del Ébola en Liberia, nos llena de consternación y de agradecimiento por su ejemplo de entrega, anónima y gratuita, y por los muchos años de lucha y trabajo a favor de los que más necesitaban de su esfuerzo y apoyo. Esperamos que su sacrificio. y el de tantas otras personas. sean un acicate capaz de movilizar a Gobiernos, instituciones y organizaciones internacionales en la lucha contra el ébola que está haciendo estragos entre los más vulnerables.    

Por haber acompañado y cuidado a miles de personas, a lo largo de las muchas décadas que vivió en África. Por no haber desfallecido a pesar de las dificultades a las que tuvo que hacer frente a durante su vida misionera. Por no abandonar, por predicar con el ejemplo, por apasionarse con su misión de comunicarla vida. Por todo ello… ¡Gracias padre Miguel!     

Un agradecimiento que hacemos extensivo a todos los misioneros y a las personas de buena voluntad capaces de entregar su vida al servicio de los demás, con quienes en Manos Unidas nos congratulamos de trabajar cada día, porque nadie como ellos simboliza el amor y el respeto por la vida.   

Trasladamos, desde estas líneas, nuestro pésame a los familiares del padre Miguel y a sus hermanos de la orden hospitalaria de San Juan de Dios.

 

 

 

Comparte: