Plántale cara al hambre: Siembra - #ManosUnidasSiembra

Testimonios y fotos de la ayuda de emergencia enviada a #Perú

Miércoles, 5 abril, 2017

Estos días hemos recibido en Manos Unidas las primeras fotos que nos envía nuestro socio local CODENET (Red andina de Desarrollo y Corresponsabilidad) de algunas de las 100 familias que han localizado entre las que eran especialmente vulnerables por la situación de pobreza que vivían o por tener ancianos o niños a su cargo. El proyecto está ayudando a personas de ocho distritos de Lima Sur (Lurín, Villa El Salvador, Pachacámac, Punta Hermosa, Punta Negra, San Bartolo, Santa María del Mar y Pucusana) afectados y damnificados por derrumbes y huaycos (corrimientos de tierras) debido a fuertes lluvias y desborde de los ríos Lurín y Mala. 

Además, algunos de los beneficiarios, nos cuentan en primera persona cómo vivieron esos días y lo que supone la ayuda esencial que están recibiendo: avituallamiento básico, comida, agua, pastillas de potabilización de agua, carpas, mantas o camas.

TESTIMONIOS CARGADOS DE ESPERANZA

El rostro de Mariela Chumpitaztiene está compungido y denota el cansancio de estos días. Cuida con celo lo poco que queda de sus casas y sus pertenencias. Un devastador huayco (corrimiento de tierras) de la quebrada (arroyo) de Pampacta ha sepultado su casa y la de 114 vecinas.  "Fue un martes terrible. – dice - ¡Cómo olvidarlo! Cuando vimos que el agua venía con muchísima fuerza, creíamos que era el fin del mundo. Recuerdo que gritaba a mis 3 hijos les pedía que salgamos de la casa o subamos al cerro. El lodo y las piedras se llevaron nuestra casa", recuerda Mariela. "Creo que un milagro nos ha salvado de morir", dice Mariela parada sobre el terreno donde antes estaba su casa. "Avisé a mi madre que el agua venía y pudimos salvarnos todos", agrega. “Ahora gracias a esta ayuda recibida viviré junto a mi familia en carpas hasta que podamos desplazarnos a zonas altas más seguras y empezar de la nada”.

Mariela Chumpítez con los pocos enseres que le han quedado tras las inundaciones- Foto CODENET para Manos Unidas

Mariela Chumpítez recibe la ayuda- Mariela Chumpítez con los pocos enseres que le han quedado tras las inundaciones- Foto CODENET para Manos Unidas

Mariela y una persona miembro de CODENET con la ayuda recibida Foto CODENET para Manos Unidas

 

Rubén Chávez Alejo, lo perdió toda su casa, pertenencias y todos los animales que criaba para vivir. “Cuando sentí que el huayco llegaba corrí a buscar a mis hijos que estaban jugando fuera y ayudar a mis vecinos a salvar sus cosas, cuando regresé a mi casa ya no estaba, el agua se había llevado todo. Gracias a su ayuda podré rehacer una nueva vida en otra zona, aquí lo hemos pedido todo menos la esperanza".  

Ruben Chávez con sus pocos enseres tras las inundaciones Foto CODENET para Manos Unidas

<p

>Rubén Chávez recibiendo la ayuda de emergencia facilitada  con el proyecto Foto CODENET para Manos Unidas

 

También Luz María Chaves lo perdió todo también por efectos del devastador huayco en esta zona. “El tesoro de una madre es su hogar, lo hemos perdido todo, el esfuerzo de muchos años, ahora tener que irnos y dejarlo todo es muy doloroso, lo único que nos llevaremos son las cosas que nos han donado ustedes, con ellas iniciaremos una nueva vida en otro lugar”.

Luz María Chaves durante las tareas de limpieza de estos días posteriores a las inundaciones. Foto CODENET para Manos Unidas

Lrecibe la ayuda de emergencia. Un pequeño alivio en tanta desolación.  Foto CODENET para Manos Unidas

Estos son tres testimonios entre muchos y en estos días hasta los niños ayudan como voluntarios a repartir la ayuda que entre CODENET y Manos Unidas se ha logrado repartir. Una de las familias que será beneficiada es esta que vemos en la imagen y que, después de haberlo perdido todo, paso los días en su moto-carro, como improvisada vivienda donde hacen la vida.

Alguna familia sólo encuentra refugio en sus carromotos- Foto CODENET para Manos Unidas

El interior del carro-moto se ha convertido en un hogar improvisado. Foto CODENET para Manos Unidas

En Manos Unidas estudiamos otros proyectos de ayuda de emergencia para paliar las consecuencias de las riadas e inundaciones en Perú. Seguiremos informando y mientras tanto, agradecemos todas las muestras de solidaridad y donativos recibidos. ¡¡Gracias a todos por estar siempre apoyando nuestra labor y la de nuestros socios locales, especialmente, cuando más se necesita"".

Estos días los niños también ayudan a repartir la ayuda, actuando como "voluntarios" improvisados. Foto CODENET para Manos Unidas

 

 

Comparte: