Clipmetrajes de Manos Unidas, un gran desafío para combatir el hambre en el mundo

Con el lema de “El desafío del hambre en el mundo”, la VII edición del Festival de Clipmetrajes de Manos Unidas celebrado el pasado sábado 7 de mayo, en el Cine de la Prensa de Madrid, tiene como principal objetivo la sensibilización sobre el hambre y sus causas en el mundo. Estos premios cinematográficos a los mejores vídeos de un minuto de duración se han centrado en una reflexión sobre el desperdicio de alimentos y su consumo responsable.

Con el lema de “El desafío del hambre en el mundo”, la VII edición del Festival de Clipmetrajes de Manos Unidas celebrado el pasado sábado 7 de mayo, en el Cine de la Prensa de Madrid, tiene como principal objetivo la sensibilización sobre el hambre y sus causas en el mundo.

Estos premios cinematográficos a los mejores vídeos de un minuto de duración -en un concurso con doble categoría: general y escuelas-, se centran esta edición en una reflexión sobre el desperdicio de alimentos y su consumo responsable, en unas grabaciones donde los concursantes dan su particular punto de vista y que año tras año siguen teniendo una participación muy elevada.

Sin ir más lejos, en esta edición se han recibido 1.271 Clipmetrajes, de los cuales 1.151 han pertenecido a diferentes colegios de toda España en los niveles de Primaria y Secundaria de la Categoría Escuelas. Un gran éxito de concurrencia y enorme motivación de sus participantes para combatir este gran problema que hoy en día, sorprendentemente, sigue asolando a la humanidad.

Y poner remedio a esta lacra ha sido el leif motiv del concurso y de todos los que subieron al escenario, que nos desvelaron una receta muy sencilla, a la vez que poderosa contra el hambre, siempre y cuando se utilicen unos ingredientes que con cariño fueron añadiendo al puchero los encargados de dirigir la gala, Fernando Martín y Antonio Jimeno, del programa Buenos días, Javi y Mar de la Cadena 100.

Y estos ingredientes van desde la creatividad del percusionista Dr. Bucketman, la igualdad y justicia recalcada por Soledad Suárez, presidenta de Manos Unidas, hasta la ilusión y compromiso que los presentadores quisieron transmitir en su improvisada cocina a las más de 500 personas allí congregadas.

La jornada matutina fue amenizada entre bromas y chascarrillos de Martín y Jimeno además de la actuación de Dr. Bucketman que, sentado sobre unos cubos de pintura, y con un espléndido ritmo, blandió sus baquetas sobre sartenes, vajillas y cazuelas y marcó un compás que no decayó en todo el acto.

Igualmente, en el transcurso de la entrega de los galardones, los asistentes pudieron disfrutar de la intervención del Coro de la Unión de Actores de Madrid, además del interesante vídeo de Didi Rodan realizado con dibujos sobre la arena.

Unos premios comprometidos en la lucha contra el hambre.

A lo largo del evento, se ha mostrado el trabajo de los futuros talentos del cine. Nada más emocionante para los jóvenes que concursan que ganar el Primer Premio a la Categoría General y que consiste en un viaje con un director de cine para visitar los proyectos de Manos Unidas en las zonas más vulnerables de la tierra y ver de primera mano la realidad de los más desfavorecidos del planeta.

De esa forma, en la pasada edición del Festival, la ganadora en esa categoría, Maite García, pudo disfrutar de una inolvidable experiencia junto al director de cine Eduardo Chapero-Jackson en el norte de India, donde conocieron sobre el terreno algunos de los proyectos apoyados por Manos Unidas en ese país y que compartieron con el público presente en el cine.

Y en la misma línea, Aitor Martínez Ortega, premiado en esta edición al Mejor Clipmetraje por “Alimentos Unidos” -un trabajo que, si bien en clave de humor, incorpora un contenido de denuncia sobre la necesidad de dejar de tirar comida- viajará a Perú con la cineasta Azucena Rodríguez, presidenta del jurado, para realizar un cortometraje documental acerca de las labores realizadas por la ONGD en el país andino.

El Primer Premio de la Categoría Escuelas Primaria ha ido a parar a “En un minuto” del C.P.C. San José, Zamora que trata sobre la importancia de detenerse por ese pequeño espacio de tiempo a pensar que el mundo puede cambiar, a la vez que el hambre se puede vencer en tan solo un minuto.

Y un solo minuto le ha bastado al corto “Cambiemos el mundo” de El Divino Pastor. Taller de Producción Audiovisual de Málaga para alzarse con el primer premio de la Categoría Escuelas Secundaria.  Asimismo, también hubo premios para los clipmetrajes más votados por el público de las diferentes categorías.

 “No tengas miedo, se puede cambiar, no debes dudar, vamos a pelear por algo mejor” fue el estribillo de una canción llena de optimismo del grupo de pop rock, Pray for Mojo, que coreó conjuntamente con todos los asistentes puestos en pie, y que cerró la gala.

Una obligada cita anual de denuncia social y de concienciación para garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición para todos, y que este año pone su empeño en el desafío que representa la reducción del despilfarro de comida. Y es que un tercio de la producción mundial acaba en la basura frente a los 800 millones de personas que continúan con esta carencia, a pesar de que actualmente producimos los alimentos suficientes para que este estigma pueda erradicarse. Un sinsentido. 

El festival ha sido posible gracias a la colaboración de: Santander, Canon, Parque Warner, Cine de la Prensa, ESCAC, Cadena 100, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y el ICAA (Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales) del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Adif y Renfe.

Por Javier Bellido y María José Pérez

También te puede interesar

Consulta las memorias de años anteriores

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Transparencia

Suscríbete a nuestra newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete