Cumbre del G-8

... G8 que la ayuda al desarrollo se mantenga e, incluso, se potencie, “no sólo a pesar de la crisis, sino precisamente por ella”. Así lo hace en una carta dirigida al presidente del Consejo de Ministros de Italia, Silvio Berlusconi, con motivo de la reunión de jefes de Estado y de gobierno del Grupo de los países más industrializados, que te...

Noticias Manos Unidas - Cumbre del G-8

NOTICIAS 7 de julio de 2009

Cumbre del G-8

El Papa pide más ayuda al desarrollo, a pesar de la crisis

El Papa ha solicitado a los miembros del G8 que la ayuda al desarrollo se mantenga e, incluso, se potencie, “no sólo a pesar de la crisis, sino precisamente por ella”. Así lo hace en una carta dirigida al presidente del Consejo de Ministros de Italia, Silvio Berlusconi, con motivo de la reunión de jefes de Estado y de gobierno del Grupo de los países más industrializados, que tendrá lugar del 8 al 10 de julio en L'Aquila, Italia. 
En su escrito, Benedicto XVI recuerda que, si el periodo de crecimiento registrado en los últimos años ha permitido a muchos estados confiar en la erradicación de la pobreza y el hambre, “desgraciadamente, la crisis financiera y económica, que afecta al planeta entero desde el inicio del 2008, ha cambiado el panorama”, y ahora “es real el riesgo, no sólo de que se apague la esperanza de acabar con la pobreza extrema, sino también de que caigan en la miseria poblaciones que hasta ahora gozaban de un mínimo bienestar material”. 

Ante la amenaza de una reducción drástica de los planes de ayuda internacional, especialmente los dirigidos a África, el Papa lanza un llamamiento a los miembros del G8 para que “la ayuda al desarrollo, sobre todo la destinada a valorar los recursos humanos, sea mantenida y potenciada, no sólo a pesar de la crisis, sino precisamente por ella, porque ésa es una de las principales vías de solución”.  Igualmente, invita a “reformar la arquitectura financiera internacional”, evitando fenómenos especulativos y garantizando disponibilidad de crédito público y privado “al servicio de la producción y del trabajo”, sobre todo en los países más desfavorecidos.
 

Por su parte, los presidentes de las Conferencias Episcopales de los países del G-8 han enviado un mensaje conjunto a los líderes de sus respectivas naciones, pidiéndoles que ayuden a los más afectados por la pobreza y el cambio climático. “Irónicamente, los países pobres son los que menos han contribuido a la crisis económica que está afrontando nuestro mundo, pero sus vidas y estilos de vida van a sufrir la mayor devastación porque se debaten en los márgenes de la pobreza extrema”, afirma el documento.

CIDSE: Recortar ayudas al desarrollo mientras se dan billones a la banca es robar a los pobres

Los países del G-8 deben probar su relevancia en la lucha contra la pobreza

Caritas Internationalis y CIDSE afirman que la reunión del G8 en Italia necesita dar la vuelta a años de promesas rotas si quieren volver a tener relevancia como abanderados en la lucha contra la pobreza.

El encuentro que los líderes de Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania, Italia, Japón y Rusia mantendrán, del 8 al 10 julio, en la ciudad italiana de L'Aquila va a ser, a juicio de estas organizaciones, “decisivo para probar que la reunión anual no es algo caduco”.

El encuentro se produce en un año muy crítico para el desarrollo internacional, porque la crisis económica global amenaza con echar por tierra lo conseguido en la lucha para reducir la pobreza en la última década. Como consecuencia, a la cifra de pobres podrían unirse otros cien millones de personas.

Además, Caritas Internationalis y CIDSE aseguran que negociaciones sobre el cambio climático no están progresando adecuadamente para conseguir un acuerdo suficiente que pueda ser ratificado en diciembre en Copenhague.

El G8 necesita reafirmarse en sus compromisos para alcanzar un acuerdo en sus objetivos de ayuda al desarrollo y dedicarse a establecer un calendario que muestre qué es lo que piensan hacer para alcanzar sus objetivos. Aunque no hay demasiadas esperanzas porque los países del G8 han suspendido sus ayudas (sobre todo Italia y Francia), poniendo la crisis como excusa. Sin embargo, los gastos militares mundiales se han incrementado hasta 1,4 billones de dólares en 2008 y se han dedicado 8,7 billones a rescatar a los bancos de la crisis.

La Secretaria General de Caritas Internationalis Lesley Anne Knight ha dicho que si el G8 quiere mantener su credibilidad después de la reunión, debería retomar las promesas rotas del pasado.

“Recortar las ayudas al desarrollo, mientras se conceden billones al sistema financiero para evitar la bancarrota, es como robar a los pobres para alimentar a los ricos”, afirma. “Si el G8 falla otra vez, habrá demostrado ser irrelevante”.

Por su parte, el Secretario general de CIDSE Bernd Nilles asegura, que los países del G8 han fracasado en su compromiso de recortar las emisiones de gases contaminantes para evitar los peligros del cambio climático. También acusa a estas naciones de haber fracasado en proporcionar a los países en desarrollo la ayuda necesaria para adaptarse a los impactos que el cambio climático pueda tener sobre ellos. “Parecen estar jugando, mientras Roma se quema”, afirma Nilles.

© Manos Unidas 2004

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete