Cumbre del G20: ¡más derroche! ¿Para qué?

...ados y el billón de dólares comprometido a través del FMI no servirán para frenar la crisis económica en la que nos han metido, sino para tapar las consecuencias de la mala gestión de unos directivos y la irresponsabilidad de los políticos.Uno de los mensajes estrella de esta Cumbre se centró en los “paraísos” o “refugios” fiscales...

Noticias Manos Unidas - Cumbre G20 - Más derroche ¿para qué?

NOTICIAS 6 de abril de 2009

Cumbre del G20: ¡más derroche! ¿Para qué?

La Cumbre del G20 terminó como temíamos: los acuerdos tomados y el billón de dólares comprometido a través del FMI no servirán para frenar la crisis económica en la que nos han metido, sino para tapar las consecuencias de la mala gestión de unos directivos y la irresponsabilidad de los políticos.

Uno de los mensajes estrella de esta Cumbre se centró en los “paraísos” o “refugios” fiscales. Digan lo que digan, creemos que éstos seguirán existiendo. La promesa de que se hará una lista de estos países, en general pequeños, y que se exigirá más transparencia y vigilancia no genera tranquilidad. Las enormes fortunas guardadas en ellos, muchas de conocidos dirigentes políticos corruptos de países muy empobrecidos, son sólo una expresión de ese coladero de injusticia e inequidad. Porque poner remedio a esta situación exigiría medidas mucho más concretas de las anunciadas.

La contribución de la sociedad civil del ámbito lucrativo y no lucrativo, y, en particular, de las ONGD a la salida de esta crisis, que va sumando muertes y pobres en el mundo de los más vulnerables, ha sido prácticamente excluida. Ha prevalecido el Estado interventor y derrochón a costa del esfuerzo indiscriminado de los ciudadanos.

El Presidente Zapatero afirmó, al concluir, que “la Historia nos juzgará ante todo por la voluntad que hayamos puesto en la lucha contra la pobreza y la miseria a favor de los más débiles”. De seguir así, mucho nos tememos que la historia les va a condenar porque, del billón de dólares comprometido, medio billón irá al FMI, para que ayude a los países ahogados por la crisis, por ejemplo México y Europa del Este; 250.000 millones para reactivar el comercio global, en el cual los países del G20 suman el 80 por ciento del total; 100.000 millones para los bancos internacionales de desarrollo.

Los problemas del Tercer Mundo y el cumplimiento de los Objetivos del Milenio quedaron prácticamente olvidados y reducidos al enunciado de un compromiso conjunto, y a las ayudas canalizadas a través del Banco Mundial y el FMI, organismos dominados por Estados Unidos y Europa, en los cuales los países emergentes o en vías de desarrollo no pintan nada.

En Manos Unidas insistimos una vez más: las necesidades y los intereses de los países más empobrecidos deben ser tomados en serio a través del cumplimiento de los Objetivos del Milenio. La ayuda al desarrollo de los países ricos no ha causado la actual crisis; los países empobrecidos no pueden ser, por partida doble, los que paguen las consecuencias.

© Manos Unidas 2004

También te puede interesar

Consulta las memorias de años anteriores

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Transparencia

Suscríbete a nuestra newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete