Día Internacional de las Poblaciones Indígenas

...na inagotable fuente de conflictosEn el mundo hay más de 300 millones de indígenas, repartidos en más de 5.000 grupos diferentes, que habitan en 70 países. La diversidad es la nota característica de estos pueblos, que sin embargo poseen características comunes: la mayoría sufren marginación y abusos. Los indígenas se ven forzados a habitar...

Noticias Manos Unidas - Día Internacional de las Poblaciones Indígenas - agosto 2009

NOTICIAS 7 de agosto de 2009

Día Internacional de las Poblaciones Indígenas

Los territorios indígenas son una inagotable fuente de conflictos

En el mundo hay más de 300 millones de indígenas, repartidos en más de 5.000 grupos diferentes, que habitan en 70 países. La diversidad es la nota característica de estos pueblos, que sin embargo poseen características comunes: la mayoría sufren marginación y abusos. Los indígenas se ven forzados a habitar las tierras menos productivas, al verse expulsados de los territorios, mucho más ricos en recursos naturales, en los que ancestralmente viven.

La pobreza, la falta de acceso a servicios básicos como la educación, el agua potable y el saneamiento, o la sanidad, son también lacras a las que se enfrentan los indígenas, quienes, además, sufren acoso policial y de organizaciones paramilitares.

El los últimos días no han dejado de recibirse preocupantes noticias relacionadas con los pueblos indígenas de diversos países (Perú, paraguay, India, Camerún), que luchan por la defensa de unas tierras, cuya titularidad no suelen tener, pero que, ancestralmente, han sido suyas. En Perú, las medidas gubernamentales favorables a la explotación de la selva están poniendo en peligro la pervivencia de la Amazonía y, en consecuencia, de las comunidades indígenas.

En Paraguay, donde se desarrolla el proyecto adjunto, los pueblos indígenas Ayorero, que todavía viven desplazándose por la selva, reclaman la posesión de sus tierras al gobierno. Por ello han sufrido amenazas y represalias. ((Ver documento anexo))
.

APOYO A LOS PUEBLOS INDÍGENAS DEL CHACO PARAGUAYO

El crecimiento de la pobreza y el deterioro ambiental son algunos de los desafíos que afronta Paraguay, cuyo agotado modelo de crecimiento basado en la agro-exportación, ha favorecido la devastación boscosa en sus dos regiones geopolíticas: la Oriental y Occidental.

La Región Occidental o Chaco cuenta con una superficie de 246.945 Km2, el 61 por ciento de la superficie del país, que representa a su vez cerca del 25 por ciento del Gran Chaco Americano (localizado en Argentina, Paraguay y Bolivia). En el Chaco habita el 2,6 por ciento de la población total del país. El 31 por ciento de estos habitantes son indígenas.

Los Pueblos Indígenas de la región chaqueña se encuentran cada vez más despojados de sus territorios tradicionales y de los bienes naturales que, desde el punto de vista político, económico, social y cultural, son indispensables para su reproducción como pueblos. Además, las últimas mediadas gubernamentales de entrega de terrenos a las grandes multinacionales y los ganaderos, para su explotación no ofrecen perspectivas de solución al conflicto.

Ante esta situación, se han puesto en marcha diversas Iniciativas Indígenas para la defensa de los derechos políticos, económicos, sociales y culturales de los indígenas en general, y para la defensa de los derechos territoriales y ambientales en particular. Entre ellas destaca este proyecto que apoya Manos Unidas, que busca intervenir en el Chaco Paraguayo, concretamente en Alto Paraguay y Boquerón, los Departamentos con las proporciones más elevadas de población con necesidades básicas insatisfechas. Los beneficiarios del proyecto serán los Ayoreo Totobiegosode y los Yshyr Tomaraho, los pueblos indígenas con menor contacto con la sociedad nacional.

Con el proyecto se pretende afrontar tres problemas clave para la supervivencia de estos pueblos. Primero, se dará asistencia legal a los Yshyr Tomaraho, que no poseen la titularidad de sus tierras, con el consiguiente peligro de expropiación de las mismas por la creciente ganadería extensiva, lo que además acarrea la deforestación de la zona. Además se fomentarán las iniciativas económicas de las comunidades indígenas acordes a sus formas de vida tradicionales (comercialización de artesanía indígena) y se capacitará a estos pueblos (socialmente aislados) para estimular su participación en iniciativas de la región.

Para ello, la institución Gente Ambiente y Territorio (GAT), con personalidad jurídica desde 1998, ha solicitado la ayuda de Manos Unidas, que aportará los honorarios de personal cualificado y colaborará en el desarrollo de las capacitaciones.

El proyecto además cuenta con el apoyo de la coordinadora de los pueblos y comunidades indígenas del Chaco.

© Manos Unidas 2004

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete