Manos Unidas en el #DiadelCooperante y unidos a quienes defienden territorio y medio ambiente

El 8 de septiembre se celebra el Día del Cooperante y la Coordinadora de ONG de Desarrollo de España (CONGDE) ha querido destacar el trabajo que cooperantes y ONG realizan para defender a las poblaciones y tratar de preservar los bosques, ríos y recursos naturales. Además, los tres cooperantes de Manos Unidas en Filipinas, Ecuador y Senegal explican su motivación y trabajo.

Alejandra Escalada- Manos Unidas

El 8 de septiembre se celebra el Día del Cooperante. Y tal y como recuerda hoy la Coordinadora de ONG de Desarrollo de España (CONGDE), el pasado año 185 personas fueron asesinadas por su defensa de la tierra. Según datos del informe “Terreno peligroso”, de la ONG People Witness, 2015 fue el peor año de la historia en este sentido. El país con mayor número de asesinatos es Brasil, donde perdieron la vida 50 personas.

La CONGDE recuerda que numerosas ONG españolas trabajan mano a mano con movimientos de defensa de los bosques, ríos y recursos naturales. La labor de acompañamiento que realizan permite ofrecer una mayor protección y dar la voz de alerta internacional cuando se producen las amenazas. Y también que los cooperantes son conscientes de ser una pieza más dentro de un complejo engranaje en el que sus actuaciones son imprescindibles, aunque limitadas. Los distintos actores implicados -gobiernos locales, instancias internacionales, transnacionales...- deben asumir sus responsabilidades.

La Coordinadora aprovecha esta ocasión para pedir al próximo gobierno que se recuperen los fondos de cooperación y que se avance hasta el 0,4% en la próxima legislatura.

Junto al trabajo de otras ONG como Entreculturas, Oxfam o Inspiraction, se destaca hoy desde la CONGDE el trabajo que hacemos desde Manos Unidas en apoyo a la lucha de los ayoreos de Paraguay.

PARAGUAY. Defensa del aislamiento de los ayoreo y de sus tierras, bosques

Los ayoreo son un pueblo indígena transfronterizo cuyo territorio histórico tradicional abarca el sur del Chaco boliviano y el norte del Chaco paraguayo. Gracias a la lucha que han llevado a cabo durante los últimos veinte años, han logrado la restitución de unas 121.600 hectáreas de bosques, conservadas gracias a su continua labor de control y defensa.

Uno de los derechos que reivindican es el del aislamiento. Este pueblo aún tiene parientes de generaciones recientes que permanecen en los últimos bosques de su territorio, evitando el contacto con otras personas. Sin embargo, la constante y acelerada deforestación que se registra en la zona les hace estar en constante huída.

En los últimos años han logrado que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos establezca medidas cautelares que obligan al Estado paraguayo a proteger los bosques, reconocer la titularidad del territorio ancestral indígena y prevenir contactos no deseados. Sin embargo, ninguna autoridad paraguaya ha tomado medidas efectivas para detener el avance de la deforestación. El proceso de restitución efectiva de tierras pendientes de registro y titulación se halla paralizado desde hace varios años porque el Estado no asigna recursos suficientes para hacerlo, no protege el territorio ni evita la deforestación de sus montes.

Manos Unidas apoya a este pueblo en la defensa de sus tierras, sus bosques y su derecho al aislamiento. De la mano de la ONG paraguaya Gente, Ambiente y Territorio contribuye a la defensa de los derechos del pueblo ayoreo. Los y las cooperantes asumen sus reivindicaciones como propias y parte de su compromiso con la solidaridad y la defensa de los derechos humanos en cualquier lugar del mundo.

Manos Unidas y sus cooperantes en Filipinas, Ecuador y Senegal

Además desde Manos Unidas queremos destacar también el trabajo de nuestros cooperantes Alejandra Escalada (Senegal), Carolina Unzenta (Filipinas) y Carlos Vicente Alconcé (Ecuador) que están trabajando en los Convenios de Cooperación que realizamos con financiación de la Cooperación Española (AECID). Su trabajo ha sido destacado hoy por la agencia informativa Europa Press, resaltando su compromiso con nuestra organización y sobre todo las personas a las que acompañamos en su desarrollo y el trabajo codo con codo con las organizaciones socias locales de Manos Unidas en cada país.

Así, , Alejandra Escalada, que vive en Senegal donde nuestra organización apoya al socio local con el que trabajamos, resalta que trata de hacer lo posible para que su trabajo se desarrolle de la mejor manera y ser "los ojos y oídos de Manos Unidas con el país". Carolina Unzeta en Filipinas destaca que, en su opinión, lo esencial al llegar a un país es entender bien el contexto, las necesidades y a partir de ahí saber cómo trabajar con la población. "Estar viendo las cosas que ves y la situación que vives es muchas veces emocionalmente difícil". Por último, Carlos Vicente Alconcé desde Ecuador destacó la situación vivida durante el terremoto de 7,6 grados de magnitud que sacudió el país el pasado abril y ha señalado el papel de los gobiernos locales del país facilitando la cooperación y la ayuda de emergencia que desde Manos Unidas y gracias a la ayuda de tantas personas se ha hecho llegar.

Te invitamos a leer la información completa aquí y también a visitar nuestro Especial Día del Coopeante
 

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete