El hambre mató a casi 260.000 somalíes durante la hambruna de hace dos años

El 20 de julio de 2011saltaron las alarmas, en Somalia se había declarado la primera hambruna del siglo XXI. Millones de somalíes tuvieron que abandonar sus hogares en busca de la ayuda alimentaria que tardó mucho, demasiado, en llegar. Las consecuencias se han sabido ahora: el hambre mató a 258.000 personas, más de la mitad de ellos niños menores de cinco años.

El 20 de julio de 2011 saltaron las alarmas: en Somalia se había declarado la primera hambruna del siglo XXI. Millones de somalíes tuvieron que abandonar sus hogares en busca de la ayuda alimentaria que tardó mucho, demasiado, en llegar. Las consecuencias se han sabido ahora: el hambre mató a 258.000 personas, más de la mitad de ellos niños menores de cinco años.

Manos Unidas no ha olvidado a Somalia. En el último año hemos seguido enviando ayuda de emergencia, por un importe cercano a los 160.000 euros, para paliar las consecuencias del hambre y la falta de asistencias en diversos lugares de país. Todavía son miles las personas acogidas en los campos de refugidos cercanos a Mogadiscio. 

El hambre sigue presente en Somalia donde la amenaza de un conflicto armado, amén de la situación de desgobierno y desamparo en la que se encuentra parte de la población, impiden que se avance hacia un desarrollo capaz de poner fin a estas terribles situaciones, que no deberían darse en el siglo XXI.   

Las cifras, que ha dado a conocer recientemente la ONU, superan por mucho las estimaciones iniciales. En las zonas del sur y del centro del país africano falleció el 4,6 por ciento de la población, entre ellos, el 10 por ciento de los menores de cinco años. "Ahora tenemos una idea de la verdadera enormidad de esta tragedia humana", asegura en un comunicado Mark Smulders, economista senior de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Pero hubo otras regiones, aquellas en las que se declaró la hambruna, en las que las cifras son aún superiores: en estas zonas murieron entre el 13% y el 18% de los niños menores de cinco años.

En esos meses, el hambre hizo presa de otros países del Cuerno de África y afectó a 13 millones de personas, que necesitaron de la ayuda externa para sobrevivir. Todavía hoy, casi dos años después de declararse esa primera hambruna del siglo XXI, 2,7 millones siguen necesitando de esa ayuda para comer.

En el siguiente enlace puedes conocer más información sobre la ayuda de emergencia que Manos Unidas envió al Cuerno de África en los peores momentos de la crisis.        

  

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete