Manos Unidas presente en las conversaciones de Cambio Climático de Barcelona (primera parte)

...iembro de CIDSE, red de ONG católicas de Europa y Norte América, está presente en la última reunión de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, que está teniendo lugar en la ciudad de Barcelona, y cuya importancia es fundamental, como tanteo de las negociaciones internacionales previas a la cumbre de Copenhague que t...

Noticias Manos Unidas - Reunión Barcelona Cambio Climático 2009

NOTICIAS 4 de noviembre de 2009

Manos Unidas, presente en las conversaciones de Cambio Climático de Barcelona

Manos Unidas, como miembro de CIDSE, red de ONG católicas de Europa y Norte América, está presente en la última reunión de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, que está teniendo lugar en la ciudad de Barcelona, y cuya importancia es fundamental, como tanteo de las negociaciones internacionales previas a la cumbre de Copenhague que tendrá lugar en diciembre de este año.

ASISTENCIA A ACTOS PARALELOS

Durante la mañana del 4 de noviembre, y dentro de los actos paralelos que se están desarrollando en Barcelona, la Plataforma Boliviana frente al Cambio Climático ha mostrado a los asistentes a su conferencia otra realidad, a veces muy lejana y no siempre presente en los medios de comunicación: la de los impactos que este fenómenos está teniendo en los países del Sur.

Niamh Garvey, miembro de Trocaire (CIDSE en Irlanda) fue la anfitriona del acto, como representante de la red europea y como muestra del apoyo explícito que, desde Bruselas, y unidos al resto de organizaciones miembro, se ha dado a los organizadores del acto. Garvey ha subrayado que lo que se necesita es "trabajar en dar la voz y el espacio debidos para que los afectados por el Cambio Climático sean oídos".

Christian Domínguez, de la Plataforma Boliviana frente al Cambio Climático,presentó los modelos de desarrollo necesarios que se tienen que poner en marcha lo más pronto posible para contrarrestar los 5 siglos de destrucción occidental sobre el mundo. "La colonización nos desculturizó y destrozó todas las riquezas y tradiciones indígenas", dijo, pero son esas tradiciones y modos de vida milenarios los que pueden aportar una solución al problema: "con nuestra experiencia de miles de años presentamos un modelos de desarrollo comunitarios, equitativo, complementario, recíproco, armónico con la naturaleza y opuesto totalmente al modelo capitalista".

Ceferino Cortés, indígena boliviano, y representante de la comunidad Kaphi, presentó la denuncia de esta comunidad por la violación de los derechos humanos como consecuencia del Cambio Climático y sus efectos, y la falta de ayuda de las Naciones Unidas.

Los Kaphi viven a más de 3.000 metros de altura, en la montaña Illimani, que está sufriendo una de las consecuencias del calentamiento global: la desparición de los glaciares de montaña. Entre 1920 y 2008, las nieves perpetuas que cubrían la montaña se han reducido en un 50%. Unas 40 comunidades viven del Illimani, además de la Kaphi, y dependen del agua que les da la montaña. "Si no tenemos agua, ¿con qué vamos a cultivar, a lavar, a beber..? Dependemos del agua para todo, y si no hay, tendremos que desplazarnos a otras ciudades y perderemos las tradiciones de nuestra comunidad", afirmó.

A continuación, Elizabeth Peredo, miembro de la junta directiva de la Fundación Solón, de Bolivia, retomó las palabras de su compatriota Ceferino como ejemplo de los efectos del cambio del clima y del nuevo concepto de justicia climática en el mensaje a los líderes mundiales.
"Para quienes sufren los efectos, dijo, hablar de adaptación es casi un chiste. Cuando un barco se hunde, la gente busca sobrevivir, no adaptarse. Por tanto, esto es un tema de supervivencia, y es eso lo que queremos hacer llegar a los líderes de Copenhague, porque creemos que no está presente en las negociaciones con la premura que requiere".

Peredo habló también de la iniciativa de creación del Tribunal Ético de Justicia Climática, derivado de ese concepto que define el derecho de los pueblos a decidir y determinar su futuro sin verse obligados por los déficits que han provocado las acciones de otros. "Kyoto no ha tenido los mecanismos necesarios para sancionar lo que consideramos crímenes climáticos, como el de la comunidad Kaphi, y con este tribunal se pretende sentar una jurisprudencia, y crear un grupo de criterios de análisis para defender los derechos de la Madre Tierra, de los que hasta ahora nadie se ha ocupado".

En una de sus primeras actuaciones, el Tribunal, formado por varias redes de la sociedad civil, ha exigido a los gobiernos de los países industrializados la condonación y reparación de la deuda ecológica histórica y la toma de medidas cautelares sobre las actividades altamente contaminantes.

El movimiento ALBA presentó después el trabajo de los pueblos indígenas en la mesa sobre Cambio Climático que tuvo lugar en Cochabamba, Bolivia, el pasado mes de octubre, donde los participantes de muchos países declararon a la Madre Tierra en estado de emergencia por el cambio Climático y la crisis mediombiental. Además, y como consecuencia de su trabajo, propusieron ponerse a trabajar de forma inmediata en la construcción y aplicación de tres temas fundamentales para reconocer los derechos de los pueblos indígenas: justicia y legislación ambiental,convención sobre los derechos de la Madre Tierra, y reconocimiento, reparación y pago de la deuda histórica ecológca, ambiental y climática.

Finalmente, Intermón Oxfam, invitado también en el acto, presentó el informe de impactos del Cambio Climático en Bolivia, que bajo el título de "Evidencias que duelen", ofrece datos científicos y decenas de testimonios de personas con las que trabajan.

Las palabras de Juan Pablo Ramos, viceministro boliviano de Medioambiente, presente entre el público asistente, que insistió en el concepto de justicia climática y en la alianza entre gobiernos y sociedad civil como elemento clave en materia de Cambio Climatico, cerraron el acto.

EVOLUCIÓN DE LAS NEGOCIACIONES

Manos Unidas ha podido constatar que las negociaciones que se están llevando a cabo en Barcelona están en punto muerto. Sin embargo, hay que destacar un momento: África se plantó ayer exigiendo que se hable ya de números y cifras concretas en materia de mitigación y adaptación. A pesar de ser el grupo de países menos tenidos en cuenta habitualmente en las negocioaciones, han conseguido incorporar en la agenda de lo que queda de sesiones algunos espacios para debatir esos dos conceptos, que no estaban presentes en la agenda oficial. El "plante" de África ha conseguido también el apoyo de países como India, Brasil o Indonesia.

El borrador de lo que se ha discutido hasta ahora no deja de ser un bloque de 200 páginas llenas de contradicciones. No hay voluntad por parte de los países industrializados de "ir más allá".

España, estando en el país anfitrión y a pocas semanas de asumir la Presidencia Europea, no ha asumido el liderazgo esperado y va detrás de lo que dice la Unión Europea. El gesto de ofrecer 100 millones de euros para adaptación, en los próximos años, que anunció Fernández de la Vega, es algo muy insuficiente (hay que pensar que se estima en 110.000 millones de euros anuales la cantidad necesaria para adaptación, de los que la U.E. tendría qe poner 35.000 millones anuales) pero positivo si se tienen en cuenta los gestos de los demás países.

© Manos Unidas 2004

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete