Formación profesional para los jóvenes tribales de Rourkela

Los jóvenes tribales de Hamipur y Kalunga tienen muchas dificultades para acceder a una ocupación digna. Su situación es desesperada por lo que los Servicios Sociales de Rourkela solicitan ayuda para crear dos centros de formación profesional que les ayude a salir de esta situación.

Aula de informática en Rourkela. Foto: Manos Unidas

El proyecto se desarrolla en Hamipur y Kalunga, dos pueblos de la Diócesis de Rourkela, al norte de la región de Odisha, en India. Se trata de una zona rural, boscosa, donde la mayoría de la población es tribal. Es una de las regiones más pobres y olvidadas de India. Sus habitantes se dedican en su mayoría a la agricultura como jornaleros, a la recolección de frutos silvestres, y dependen del bosque para su subsistencia. El índice de alfabetización está por debajo de la media de la India y la población se encuentra muy retrasada tanto cultural, como socialmente.

Los jóvenes tienen muchas dificultades para encontrar un trabajo y se ven obligados a emigrar a las ciudades, pero debido a la escasa formación que tienen, las posibilidades de encontrar una ocupación digna son muy escasas, terminando muchos de ellos dedicándose a la mendicidad y trabajos indignos. La falta de futuro y expectativas de la juventud hace que la sociedad se empobrezca cada vez más.

Formación profesional para salir de la pobreza

Los Servicios Sociales de Rourkela, preocupados ante la situación tan desesperada de la juventud tribal, han mantenido conversaciones con los comités ciudadanos y representantes de los jóvenes y han decidido comenzar dos centros de formación en informática y corte y confección, dirigido a jóvenes desempleados de ambos sexos.

En estos centros se ofrecerán cursos de 1 año o 6 meses de duración, a 100 jóvenes desempleados al año, a un coste asequible para los más pobres, y se les asesorará y ayudará a encontrar empleo al final del curso. Solicitan a Manos Unidas la compra de:

  • equipos informáticos (30 ordenadores)
  • máquinas de coser (12 automáticas y 50 manuales)
  • equipamiento de los centros.

La contribución local, un 22,5% del coste total, será el alquiler de las instalaciones, el pago de los salarios de los formadores y contarán con benefactores locales que pagarán la matrícula de aquellos alumnos que no se lo puedan permitir.

El proyecto beneficiará directamente a 100 chicos y chicas desempleados al año contribuyendo a mejorar la situación de la población en general.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete