Promoción del desarrollo local a través del fortalecimiento de los gobiernos locales en Jammu-Kashmir

Desde el año 2003 venimos colaborando con los Servicios Sociales de la Diócesis de Jammu en proyectos de fortalecimiento social. Con este proyecto pretenden consolidar la labor realizada anteriormente en 10 aldeas, creando instituciones comunitarias autosuficientes que puedan reclamar sus derechos y mejorar la vida de la comunidad.  Aunque toda la población se beneficia de esta intervención, son las mujeres las que realizan el cambio; se conciencian de su capacidad para cambiar las cosas y actúan haciéndose oír en sus familias y en los concejos comunales transformando sus comunidades en lugares donde se pueda vivir dignamente.

 

Promoción del desarrollo local a través del fortalecimiento de los gobiernos locales en Jammu-Kashmir. Fotos: Ana Cruchaga

El proyecto se está llevando a cabo en 10 aldeas remotas del Estado de Cachemira (Jammu y Kashmir), fronterizas con Pakistán. Son comunidades mayoritariamente hinduistas, pertenecientes a las castas más bajas, con una población total de 3.108 personas. La prevalencia del sistema de castas supone que las castas bajas viven marginadas en las afueras de las aldeas, mientras las castas altas ocupan las zonas centrales. Sus fuentes de ingresos son: una agricultura de subsistencia y la ganadería tradicional, que, claramente, son insuficientes para su sustento durante todo el año. Su dieta consiste en arroz, trigo y legumbres. Carecen de los servicios básicos adecuados de salud, educación, acceso al agua, acceso a mercados para vender sus productos y acceso a los programas de ayuda del Gobierno.

La zona está muy alejada de la ciudad más próxima y los medios de transporte son escasos e insuficientes. El índice de alfabetización es del 65% entre los hombres y del 50% entre las mujeres. Las niñas abandonan sus estudios temprano, por matrimonio, distancias a las escuelas o fracaso escolar. Los hombres y las castas altas ostentan el poder y toman las decisiones tanto en las comunidades como en las familias. Las mujeres no tienen un rol activo en la toma de decisiones; no tienen derechos, solo deberes. Por ello, en este proyecto se prioriza a las mujeres descastadas o de castas más bajas.

Promoción del desarrollo local

El socio local son los Servicios Sociales de la Diócesis de Jammu que han trabajado en la zona en un proyecto anterior recientemente terminado y que ha logrado muchos progresos en la situación de sus beneficiarios. Manos Unidas colabora con dichos servicios sociales para poner en marcha un programa a 3 años que conciencie a la población más vulnerable de sus derechos y deberes y movilice, forme y capacite a las mujeres a través de grupos de autoayuda, de programas de generación de ingresos y formación en diversos oficios. Asimismo, se dará formación a los miembros de los concejos locales para que puedan cumplir con sus tareas sociales e implementar, de forma efectiva, los programas previstos. Las instituciones comunitarias creadas se fortalecerán y harán los programas sostenibles en el tiempo, pues podrán reclamar sus derechos y conseguirán las diferentes ayudas del gobierno a través de los representantes locales. Finalmente, se mejorará el rendimiento de los niños en edad escolar con clases de apoyo.

El número de beneficiarios directos será de 955: 580 mujeres y 375 hombres. Manos Unidas colabora costeando parte de los salarios del personal y de los formadores externos, parte de los equipos y materiales y parte de los gastos de funcionamiento. El socio local contribuye con un 8% del coste total del proyecto, pagando parte de los sueldos del personal, gastos de transporte, equipos y materiales, y gastos administrativos.

 

 

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete