Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española

Así fue el acto de lanzamiento del tercer Convenio que se llevará a cabo en la región de la Casamance con fondos de AECID y Manos Unidas.

Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española

¡Por fin llegó el día! Ayer, 12 de junio, después de muchos devenires, se dio luz verde al Convenio denominado «Desarrollo rural sostenible, gobernanza democrática y empoderamiento socioeconómico de las mujeres en la zona norte del Departamento de Bignona, Casamance, Senegal» o, como se llama familiarmente en la zona, «Programa Karonghen 3 (PK3)», que significa en lengua diola «renacimiento». Durante los próximos cuatro años, se desplegarán actividades en la región de la Casamance, al sur de Senegal, para apoyar a las mujeres a través de proyectos ejecutados por las comunidades y la organización CPAS, socio local de Manos Unidas en el país.

Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española

Tras más de 10 años en la región de la Casamance, el Programa Karonghen es muy querido por la población. Por esta razón, el día de ayer fue una jornada festiva y alegre, llena de música, en la que un gran número de personas, mujeres y hombres de las zonas de intervención, celebraron el comienzo del nuevo Convenio.

Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación EspañolaLa ceremonia de lanzamiento tuvo lugar en Kataba I y no faltaron representantes de diversas organizaciones de la sociedad civil y las autoridades de la zona, como el Prefecto de la localidad y el jefe de jefes de los pueblos. El acto contó también con la participación de Clara Pardo, presidenta de Manos Unidas, y el padre Christian Manga, presidente de CPAS, así como los equipos técnicos de ambas organizaciones.

Ante los asistentes al acto, Clara Pardo recordó la presencia de Manos Unidas en Senegal desde hace más de 37 años, y casi 22 apoyando el desarrollo de la región de la Casamance. En su intervención, destacó que las acciones se han dirigido, sobre todo, a promover el desarrollo socioeconómico de la población más vulnerable, especialmente las mujeres, así como al fortalecimiento del tejido social para mejorar la participación en la gobernabilidad.

Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación EspañolaAl final del acto tomaron la palabra los asistentes y las principales protagonistas fueron las mujeres, con mensajes llenos de fuerza que contagiaron a todos los presentes con su alegría y confianza.

Estas palabras pusieron fin a una jornada de encuentro, intercambio y convivencia y, al mismo tiempo, supusieron el mejor arranque para una nueva y esperanzadora etapa en la que lucharemos, todos juntos, por el desarrollo sostenible de la región y la mejora de las condiciones de vida de sus habitantes.

Contexto y objetivos del Convenio

El Convenio se desarrolla en la región de la Baja Casamance, concretamente en el norte del Departamento de Bignona. La primera fase se desarrolló en Suelle, Djibidione y sur Kafountin, la segunda en los municipios de Djinaky y Sindian y la tercera tendrá lugar en Kataba (con actividades de seguimiento en los municipios de la segunda fase). La zona se caracteriza por un bajo nivel de desarrollo económico y por notables carencias en el ejercicio de otros derechos humanos, especialmente el derecho a la alimentación. Se trata de zonas aisladas —sobre todo los pueblos ubicados al norte—, de difícil acceso por el estado de los caminos y azotadas por el conflicto armado de Casamance que data de 1982. En este sentido, las negociaciones para la resolución definitiva del conflicto avanzan de manera satisfactoria, lo que hace prever el retorno de población desplazada. Asimismo, tanto la población como el propio entorno cuentan con importantes potencialidades en lo que respecta al desarrollo agrario y a la organización comunitaria.

Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española

Esta tercera fase abordará dos ejes principales:

  • Promover el derecho a la alimentación y a una economía sostenible, mejorando la disponibilidad, el acceso, la estabilidad y la utilización de alimentos de calidad, favoreciendo la mejora de la producción agropecuaria, en especial llevada a cabo por parte de agrupaciones de mujeres.
  • Impulsar el derecho a la participación ciudadana y la gobernanza democrática, fortaleciendo las instituciones locales, las organizaciones comunitarias de base y las capacidades de sus representantes y de la sociedad civil en su conjunto.

    También te puede interesar

    Suscríbete a la newsletter

    Informarse es el primer paso para actuar.

    Suscríbete