El coronavirus ahoga a India por la falta de recursos sanitarios y económicos

Manos Unidas sigue trabajando para hacer frente a la pandemia de COVID-19 en India.

El coronavirus ahoga a India por la falta de recursos sanitarios y económicos

Dos semanas después de las primeras alertas, India sigue completamente desbordada por la segunda ola de coronavirus. Según los últimos informes, el número de contagiados asciende a casi 25 millones y los muertos superan los 4.000 cada día.

“En un país con más de 1.300 millones de habitantes, estas cifras, por dolorosas que resulten, podrían parecer poco significativas si no fuera porque la pandemia ha desbordado por completo los sistemas sanitarios y ha dado al traste con la ya de por sí precaria situación económica de millones de personas”, explica Ramón Álvarez, coordinador de proyectos de Manos Unidas en Asia.

Coronavirus en India. Atención a pacientes en el hospital St. Ignatius. Foto:Manos Unidas/St. Ignatius Centre

En Manos Unidas llevamos más de 60 años trabajando en India y pocas veces hemos percibido tanta angustia en las comunicaciones que recibimos de nuestros socios locales como las que nos están llegando en esta segunda ola de pandemia.

“Con estos proyectos, además de proveer de kits de alimentos, higiene y medicamentos a las personas más necesitadas, vamos a contribuir a la mejora de los servicios de hospitales colapsados con generadores de oxígeno, camas de UCI, respiradores, monitores y hasta una cocina móvil para poder dar comida caliente a las personas hospitalizadas”, describe el coordinador de proyectos de Manos Unidas en Asia.

Hasta el momento, Manos Unidas ha aprobado 6 acciones de emergencia por importe de 285.000 euros para hacer frente a las necesidades derivadas de esta segunda ola de coronavirus en India.

PUEDES DONAR AHORA

Los proyectos de emergencia que estamos aprobando dan respuesta a las necesidades que nos están llegando desde los hospitales y centros sanitarios gestionados por nuestros socios locales en India.

“Desde el Hospital Rural en Brahmapuri nos escribieron diciéndonos que disponen de 80 bombonas de oxígeno alquiladas, pero que tienen que ir a rellenarlas diariamente a 130 Km. de distancia –explica Álvarez- y, en ese intervalo, la mayoría de los pacientes ingresados deben permanecer sin oxígeno a la espera de que regresen, con los riesgos que supone en su estado de salud. La máquina generadora de oxígenopermitirá mantener con vida a unas 40 personas cada día”.

Desde el hospital Christ Hospital, localizado en el distrito de Chandrapur, en el estado de Maharashtra, uno de los más castigados por la segunda ola de la pandemia, el neumólogo Ganesh Kauraseafirma que las instalaciones han llegado al límite de su capacidad.

Ya no podemos atender a los pacientes porque no tenemos camas y la situación es desesperante. Necesitamos recursos para ampliar nuestras instalaciones.

Para el neumólogo indio, ahora es prioritario que las personas sin recursos, o que no puedan llegar al hospital, reciban oxigeno: “El hospital va a administrar oxigeno gratis a las personas necesitadas que no puedan acceder a una cama para recibir el tratamiento. De esta manera, podrán aguantar con el oxígeno”, explica. El centro hospitalario está habilitando con camas y puntos de oxígeno las instalaciones del centro parroquial anexo para que más personas puedan tener acceso al oxigeno que se conseguirá gracias a la aportación de Manos Unidas.

Consulta aquí las emergencias aprobadas hasta ahora.

Coronavirus India_ St. Ignatius Hospital_ Foto: Manos Unidas/St. Ignatius Social Centre

La hermana María Goretti, directora del hospital San Ignacio, en Karnataka, manifiesta, también, su preocupación por la escasez de material médico en un centro sanitario en el que el número de pacientes con COVID-19 se incrementa cada día.

Trasladar a los enfermos más graves a hospitales con más recursos es otro de nuestrosdesafíos, porque, en algunas ocasiones, los pacientes han muerto durante el traslado.

Coronavirus India_ Atención a comunidades rurales_ Foto: Manos Unidas/St. Ignatius Social Centre

Aunque para la hermana Maria Goretti, el mayor reto está en cómo evitar la propagación del virus a la zona rural, donde habita el 70% de los más 1.300 millones de indios. “Durante el primer brote de coronavirus en las mega ciudades indias se llevaron a cabo importantes campañas de concienciación que pusieron a la población en guardia.

La India rural se resiste a los esfuerzos que está haciendo el gobierno para contener el virus. En muchas aldeas, nadie lleva mascarillas ni existe el distanciamiento social. La gente se niega a hacerse la prueba y esconde a sus enfermos. Muchas personas se comportan como si no hubiera coronavirus

El estado de Karnataka también tiene la tasa de positividad más alta y una clara indicación de cómo la pandemia se está moviendo de los grandes centros urbanos a las regiones rurales.

Los próximos meses son desafiantes y una seria preocupación. Necesitamos tomar medidas enérgicas para hacer frente a estas emergencias y sus secuelas para nuestra población rural de zonas y aldeas remotas. (Hna. Maria Goretti, India)

A pesar de haber perdido casi toda la atención mediática y de que, en Occidente, la pandemia parece estar ya bajo control, la situación en India y en otros muchos países sigue siendo extremadamente grave.

Cuenta de emergencia por coronavirus de Manos Unidas

Nuestro miedo radica ahora en que en los países en los que una gran parte de la población ya está siendo vacunada, crean que el coronavirus es algo del pasado, cuando todavía es una amenaza para la vida de miles de millones de personas en el mundo; personas que, en su mayoría, no van a tener, ni remotamente, las capacidades para hacer frente al virus que tuvimos nosotros”, explica Ramón Álvarez.

Manos Unidas tiene abierta una cuenta de emergencia (ES42 0049 6791 7420 1600 0102) para hacer frente a las peticiones de ayuda que recibe de los países en los que trabaja.

Según explica el coordinador de proyectos de manos Unidas en Asia "ahora mismo India es nuestra prioridad, pero no podemos pensar que esto ha terminado y lavarnos las manos. Desgraciadamente, la pandemia va a continuar mientras la mayor parte de la población mundial no esté vacunada y es nuestro deber seguir acompañando a los más desfavorecidos”.

PUEDES DONARAHORA

También te puede interesar

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete