Un valioso camino común en la cordillera peruana

Manos Unidas y CCAIJO llevan 32 años de colaboración y trabajo conjunto para mejorar la calidad de vida en las comunidades de la provincia de Quispicanchis, en Perú.

Perú - Foto Jesús Varona Manos Unidas

En las más de tres décadas de trabajo compartido con CCAIJO en Quispicanchis, provincia de Perú con una población de casi 90.000 habitantes, podemos distinguir dos etapas bien marcadas. En la primera de ellas, de 1987 a 2002, nuestra labor tuvo un enfoque más asistencial y se dedicó, principalmente, al mejoramiento de las infraestructuras y, en menor medida, al fortalecimiento de las capacidades de las comunidades.

Posteriormente, desde 2003 a la actualidad, la colaboración entre Manos Unidas y CCAIJO se orientó hacia las actividades productivas y la gestión de los recursos naturales como vías para mejorar la seguridad alimentaria y la calidad de vida de la población. Este cambio fue fruto de la sinergia entre los aprendizajes y reflexiones de ambas instituciones, así como de la situación internacional y las nuevas perspectivas de desarrollo.

Perú - Foto Jesús Varona Manos UnidasIniciativas como la escuela de líderes, el programa de alfabetización, la formación de comités y asociaciones, las capacitaciones en gestión y el apoyo al proceso de presupuestos participativos han sido algunas de las acciones mediante las que hemos contribuido a que la población tenga mayor participación y representatividad. Asimismo, muchos de los proyectos que apoyamos terminan formalizándose, como en el caso de los nuevos comités de agua o las asociaciones productivas, y buena parte de las acciones se han incorporado incluso a las políticas regionales y locales, como el Plan de Alfabetización Bilingüe, las cosechas de agua o las líneas productivas.

En la actualidad, gran parte de los beneficiarios son microempresarios o emprendedores jóvenes con una gran proyección.

En la actualidad, gran parte de los beneficiarios son microempresarios o emprendedores jóvenes con una gran proyección que han dado un salto de la producción a la comercialización de sus productos. Ejemplo de ello es «Sumaq Ausangate», una exitosa y duradera asociación que concentra a 80 productores y productoras de queso y otros derivados lácteos que han creado una marca propia, «Ausangate», cuya comercialización ha llegado hasta Lima. O los restaurantes establecidos en el distrito de Ocongate, donde se comercializa la carne de cuy con la asesoría de especialistas de CCAIJO en temas de sanidad y comercialización.

Perú - Foto CCAIJO El trabajo medioambiental ha sido prioritario para CCAIJO y Manos Unidas. Entre los logros de estos años la reforestación de más de 806 hectáreas.

La mayoría de los proyectos han incluido actividades forestales, ya sea para la mejora del entorno, la obtención de energía de manera sostenible o la conservación de los recursos hídricos, lo que contribuye, además, a la mitigación del cambio climático y la disminución de CO2 en la atmósfera.

Perú - Foto CCAIJOCon el paso de los años, la mujer fue incorporándose a los proyectos productivos en actividades que ya realizaban tradicionalmente en la comunidad, como la crianza de animales menores, el cuidado de los pastos, la nutrición, etc. Se especializaron y adquirieron conocimientos que les posibilitaron, por primera vez, obtener ingresos económicos. Muchas mujeres lideran ahora criaderos de cuyes con una alta producción, como la señora Berta, de Patapallpa, que cuenta en sus galpones con más de 800 cuyes.

El acceso a los recursos económicos por parte de las mujeres es una realidad, pero aún queda un largo camino para dignificar su actividad y lograr la equidad.

La mejora en el acceso a los recursos económicos por parte de las mujeres de Quispicanchis es una realidad, pero aún queda un largo camino para dignificar su actividad laboral y lograr la equidad en la esfera reproductiva, donde las actividades de cuidado son ninguneadas y el reparto de tareas no es equitativo; o el ámbito de la toma de decisiones, donde queda mucho por hacer para conseguir unas condiciones más igualitarias y representativas.

Perú - Foto Jesús Varona Manos Unidas

La historia compartida entre CCAIJO y Manos Unidas nos habla de los logros conseguidos, pero también de todo este trabajo pendiente que sigue nutriendo y dando sentido a la labor de ambas organizaciones. Y no abandonaremos esta tarea porque, como dice nuestra Campaña de 2019 y defendemos desde hace 60 años, «creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas».

Texto de Mariana Ugarte. Departamento de Proyectos de América.
Este artículo fue publicado en la Revista de Manos Unidas nº 209 (junio-septiembre 2019).

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete