Construcción de una escuela de primaria en Freetown

Construcción de un nuevo edificio escolar, con el objetivo de mejorar el acceso a la educación primaria de los niños de Murray Town (Sierra Leona).

Escuela de Primaria en Freetown. Foto: Manos Unidas/Olivia Herbosch Huidobro

El proyecto de construcción se localiza en Freetown, la capital de Sierra Leona. Antes de la guerra, este distrito urbano creció gracias a una floreciente economía, pero una década de enfrentamientos dio al traste con todos los avances logrados.

La escuela de St. George, dedicada a la educación primaria, se encuentra en el barrio de Murray Town. Este barrio sufrió especialmente en manos de los rebeldes: entre los años 1997 y 2000, desde el final del conflicto, ha ido acogiendo a los desplazados y refugiados de otras zonas del país y de la vecina Liberia. Las cuatro aulas de la escuela de St. George, que se construyeron en 1995 de forma provisional, albergan ahora a 372 alumnos. Por falta de espacio, estos siete grupos, se tienen que dividir en turnos de mañana y tarde.

Equipar un nuevo edificio de ocho aulas

Como las instalaciones no reúnen las condiciones idóneas para el aprendizaje y para evitar este sistema de doble turno, la parroquia de St. George ha solicitado la colaboración de Manos Unidas para construir y equipar un nuevo edificio de ocho aulas, en unos terrenos que  pertenecen a la misión católica.

El aporte local consiste en la provisión de un lugar seguro para el almacenamiento de los materiales de construcción, la supervisión de las obras y el aporte de la mano de obra no cualificada y de una parte de los gastos de fabricación del mobiliario.

Los beneficiarios directos son todos los alumnos que actualmente tiene la escuela y los nueve profesores (381 en total).

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete