Seguridad y soberanía alimentaria mediante agricultura sostenible

Las familias beneficiarias se encuentran en una situación de pobreza extrema ya que su labor agropecuaria apenas genera ingresos. El objetivo del proyecto es garantizar su seguridad y soberanía alimentaria mediante prácticas de agricultura más sostenibles.

Seguridad y soberanía alimentaria mediante agricultura sostenible

Los municipios de San Pedro de Buena Vista, Pocoata y Chayanta, donde intervendrá el proyecto, son municipios colindantes entre sí y pertenecen a tres Provincias diferentes: Charcas, Chayanta y Rafael Bustillo, respectivamente.

Los tres municipios ocupan una superficie total de 4.205 Km2, representando el 32,66 % de la superficie total de la región Norte de Potosí en Bolivia. Los rangos altitudinales fluctúan entre los 1.800 hasta los 4.800 metros sobre el nivel del mar, donde se diferencian tres pisos ecológicos: puna, cabecera de valle y valle.

El sistema de cultivo es diverso, practican rotación de cultivos no muy bien planificados, el sistema de pastoreo a campo abierto tampoco es planificado, por lo mismo, la reducción de la biodiversidad y la reducción de las fuentes de agua es vulnerable.

Mejora de las prácticas agropecuarias para garantizar la soberanía alimentaria

La situación económica de las familias beneficiarias (285) está muy ligada con la extrema pobreza, algunas prácticamente luchan por la seguridad alimentaria, lo que significa que con la labor agropecuaria no generan ingresos económicos suficientes, porque no tienen desarrollados sistemas productivos que den mayor producción y productividad, a ello se suma que los canales de comercialización de productos son limitados por la carencia de infraestructuras.

La Institución responsable Programa de Desarrollo Integral Interdisciplinario (PRODII), es una ONG constituida en el año 1999, cuyos fines son contribuir al desarrollo de las regiones deprimidas del Estado Plurinacional de Bolivia, orientando su acción preferentemente a los sectores sociales más pobres y marginados, fortaleciendo procesos participativos que mejoren las organizaciones y contribuyan al desarrollo económico y social de la región.

El proyecto es parte de un programa quinquenal, que corresponde a una intervención en su segunda gestión y pretende profundizar en las acciones emprendidas en su primer año.

El proyecto tiene por finalidad garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, a través del manejo sostenible de los recursos de la agro-biodiversidad y la generación de ingresos económicos, para lo que se irán sumando acciones de año en año, mejorando los medios de vida de familias en la dimensión productiva y económica, aprovechando las vocaciones y potencialidades de los agricultores que viven en condiciones de pobreza.

Con el presente proyecto se dará mayor atención a actividades de:

  • Selección de semillas.
  • Identificación de variedades de semilla y su diversificación productiva.
  • Construcción de sistemas de cosecha de agua familiar y uso eficiente del recurso hídrico.
  • Introducción de nuevas variedades de especies claves y de hortalizas.
  • Recuperación y conservación de los suelos y el fortalecimiento de capacidades de líderes promotores comunales.

Para cumplir con los objetivos y resultados en esta segunda gestión, se ha definido un objetivo específico y tres resultados, que se orientan a garantizar la seguridad alimentaria diversificada:

  • Acciones de mitigación al medio ambiente.
  • La orientación de acciones para promover emprendimientos económicos.
  • Fortalecimiento de capacidades locales.

Entre las actividades programadas para alcanzar los resultados previstos, cabe destacar:

  • Establecer jardines botánicos y/o huertos familiares.
  • Organizar comités de investigación agrícola.
  • Compra de insumos para preparar productos orgánicos para el control de plagas y enfermedades.
  • Formación sobre nutrición y alimentación saludable.
  • Construir 15 obras de cosecha de agua para riego familiar.
  • Obras de conservación de suelos.
  • Fortalecer el manejo de bancos de semillas.
  • Producción de plantas en vivero distrital.
  • Desarrollar proceso de capacitación modular comunitaria y para líderes.
  • Promover el intercambio de experiencias.
  • Identificar potencialidades productivas y organizativas y sistematizar experiencias.

Manos Unidas colabora en la creación de infraestructuras, la adquisición de materiales, personal, viáticos, funcionamiento y en la auditoría del proyecto, siendo su aportación de un 45,31 % sobre el total del proyecto. La contribución local se implica en las mismas partidas, asumiendo el 54,69 %.

Los beneficarios directos del proyecto son 284 familias, 1420 personas.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete