Carta Pastoral

Plántale cara al Hambre: ¡Comparte!”

Manos Unidas quiere recuperar su impulso fundacional de lucha contra el hambre y ha profundizado en los dos años anteriores sobre el escándalo del hambre en el mundo, sus causas y posibles soluciones. En la Campaña nº 59 sigue invitándonos a “plantar cara al hambre” y nos urge al compromiso, pues ya nos recordaba el año pasado que “el mundo no necesita más comida, sino más gente comprometida”.

Un compromiso  de esta índole para un católico tiene como marco de referencia los principios básicos de la Doctrina Social de la Iglesia que la Campaña de este año nos recuerda: dignidad de la persona, destino universal de los bienes, solidaridad, bien común y opción por los pobres. También la razón humana, para creyentes y no creyentes, descubre en los derechos humanos y  el principio de solidaridad motivaciones suficientes para este compromiso.

Desde este marco que sitúa y encamina nuestras diversas acciones, la Campaña de este año nos propone compartir experiencias e iniciativas, de cerca y de lejos, sobre:

-            El acceso a los alimentos para el consumo humano, y no para el beneficio económico, tanto en lo que se refiere a la producción como al consumo, así como iniciativas de denuncia de la especulación de alimentos.

-            Sistemas de producción medioambientalmente sostenibles, educación en este campo y denuncia de las causas estructurales de la producción agrícola insostenible.

-            Propuestas contra la pérdida y el desperdicio de alimentos y de acciones concretas contra el despilfarro y el desperdicio.

Así la Campaña va ayudándonos a ir más allá de realizar actividades meramente recaudatorias de dinero y nos propone: Compartir lo que importa, es decir, poner en común nuestra vida, nuestros bienes y nuestro compromiso por un mundo mejor, donde cada persona puede vivir de acuerdo a su sagrada  dignidad.

Por ello que importante es que nuestras comunidades sitúen esta Campaña en plena comunión con el resto de actividades formativas y celebrativas que hagan posible el compartir la propia vida en favor de los más empobrecidos según la vocación en la que cada uno hemos sidos llamados.

 

Luis Argüello, Obispo auxiliar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete