Agroecología y alternativas de desarrollo ante el cambio climático

Proyecto de capacitación en producción agrícola sostenible e introducción del cultivo de nuevos productos, en dos comunidades ubicadas en la zona menos desarrollada del occidente de El Salvador, en colaboración con Cáritas.

Agroecología y alternativas de desarrollo ante el cambio climático

Los municipios de San Lorenzo y Candelaria de la Frontera, en el occidente de El Salvador, están ubicados en una de las zonas menos desarrolladas del país. Estas comunidades en concreto están sumidas en una situación de pobreza extrema. La economía de ambos municipios está basada en la agricultura. Sus habitantes son familias de escasos recursos que sobreviven con menos de un dólar al día.

En San Lorenzo practican la agricultura de ladera, predominando el cultivo de hortalizas. La mujer representa el 49% de la población y juega un papel importante en el desarrollo de la comunidad. En Candelaria de la Frontera el terreno es muy accidentado y se cultivan granos básicos, cacao, pastos y caña de azúcar. Se cría ganado vacuno, porcino, caballar y hay proyectos de desarrollo avícola y apícola.

En ambos municipios el proyecto se dirige a la población situada en el corredor seco, situado en las zonas más difíciles para la agricultura y con difícil acceso a servicios básicos. El objetivo del proyecto es capacitar en sistemas de producción sostenible e introducir nuevos productos para mejorar la dieta alimentaria.

En total son 9 las comunidades beneficiarias, que conseguirán una mejora en su nivel de vida a través de una serie de actividades: 

  • Se potenciará la producción e intercambio de semillas criollas, la protección de suelo creando huertos familiares, parcelas agroforestales y manzanas protegidas con barreras vivas, crianza de especies menores. 
  • Creación de parcelas para pasto de especies mayores. 
  • Sin olvidar el fortalecimiento de la organización de campesinos creando una escuela campesina y una organización comunitaria que incida en las políticas del municipio. En este sentido, es fundamental la formación de líderes que traten de potenciar las capacidades de otras personas de sus comunidades.
  • Todo esto mejorará el consumo familiar y supondrá la producción de excedentes para la comercialización.
  • Así mismo, todas las capacitaciones perseguirán la integración y empoderamiento de la mujer.
  • Se tratará también con el proyecto de disminuir el impacto negativo medioambiental de la zona protegiendo el suelo utilizando abonos orgánicos, realizando campañas de reducción de basura y tratando de proteger las fuentes de agua.

El proyecto pretende que en el futuro la población esté preparada para adaptarse a los cambios medioambientales y así garantizar una seguridad alimentaria sostenible.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete