Una escuela de primaria para los niños de Soavimbazaha

Las Hermanas de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús y María solicitan ayuda para la construcción de una escuela de primaria. El objetivo es contar con unas instalaciones dignas en las que poder impartir una educación de calidad.

Alumnos de una escuela de Soavimbazaha, Madagascar

Soavimbazaha es una localidad rural que forma parte del distrito de Miarinarivo en la región Itasy. Situada a 90 Km. al noroeste de la capital de Madagascar cuenta con una población de 14.964 habitantes, de los cuales tan solo el 10% son católicos. El principal medio de vida es la agricultura de subsistencia (el 85% son agricultores y los cultivos más comunes son legumbres, maíz y piña), y la cría de ganado (bueyes,cerdos y pollos). La gran mayoría de ellos son analfabetos.

Se trata de una zona rural de difícil acceso por el mal estado de las carreteras. Como el resto de las zonas rurales del país, las infraestructuras educativas son prácticamente inexistentes y las pocas que hay pertenecen al gobierno. La calidad de la enseñanza es mala debido a las constantes huelgas por parte de los maestros y a la falta de formación de los mismos.

Construcción de un edificio de cinco aulas y despacho

La población, sin embargo, está muy concienciada con la educación de sus hijos por lo que hace esfuerzos tremendos para poder pagar las pequeñas cuotas de los establecimientos diocesanos. Las Hermanas de la congregación del Sagrado Corazón de Jesús y María llegaron hace tres años, invitadas por el obispo, con objeto de fundar una escuela primaria de calidad. Desde entonces han estado impartiendo clases en los locales de la parroquia y en la actualidad cuentan ya con 200 alumnos. Finalmente la congregación ha podido terminar su casa en un terreno cedido por la comunidad y solicitan la colaboración de Manos Unidas para la construcción de un edificio de cinco aulas y despacho para poder trasladar a los alumnos desde los locales parroquiales, que se encuentran en mal estado.

Los beneficiarios serán los 200 niños y niñas que podrán recibir una educación primaria en condiciones dignas. Para ello, las Hermanas han donado y vallado un terreno de 3 Ha. y se comprometen además a aportar el equipamiento de las aulas, lo que supone el 12% del coste total del proyecto.

Para que Manos Unidas pueda llevar a cabo proyectos como este.

Dona

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete