Mensaje del Papa en la Jornada Mundial de la Paz: No más esclavos, sino hermanos

La esclavitud, "el flagelo cada vez más generalizado de la explotación del hombre por parte del hombre", centra el mensaje que el papa Francisco va a dirigir al mundo el Día de Año Nuevo, que coincide con la 48 Jornada Mundial de la Paz. El Pontífice aboga por abolir "este fenómeno abominable, que pisotea los derechos fundamentales de los demás y aniquila su libertad y dignidad".

Etiopía. Mujer porteadora. Marta Carreño

La esclavitud, "el flagelo cada vez más generalizado de la explotación del hombre por parte del hombre", centra el mensaje que el papa Francisco va a dirigir al mundo el Día de Año Nuevo, que coincide con la 48 Jornada Mundial de la Paz. El Pontífice aboga por abolir "este fenómeno abominable, que pisotea los derechos fundamentales de los demás y aniquila su libertad y dignidad". 

En su mensaje Francisco señala que hoy, a pesar de que el derecho de toda persona a no ser sometida a esclavitud ni a servidumbre está reconocido en el derecho internacional como norma inderogable, "todavía hay millones de personas –niños, hombres y mujeres de todas las edades– privados de su libertad y obligados a vivir en condiciones similares a la esclavitud".

Y entre las causas que ayudan a explicar las formas contemporáneas de la esclavitud, el Pontífice se refiere primero a "una concepción de la persona humana que admite el que pueda ser tratada como un objeto". Y se refiere, después, a "la pobreza, al subdesarrollo y a la exclusión, especialmente cuando se combinan con la falta de acceso a la educación o con una realidad caracterizada por las escasas, por no decir inexistentes oportunidades de trabajo". Y cita también a "la corrupción de quienes están dispuestos a hacer cualquier cosa para enriquecerse. En efecto, la esclavitud y la trata de personas humanas requieren una complicidad que con mucha frecuencia pasa a través de la corrupción de los intermediarios, de algunos miembros de las fuerzas del orden o de otros agentes estatales, o de diferentes instituciones, civiles y militares". Y no olvida los conflictos armados, la violencia, el crimen y el terrorismo.

El Papa pide un compromiso común para acabar la esclavitud: "Debemos reconocer que estamos frente a un fenómeno mundial que sobrepasa las competencias de una sola comunidad o nación. Para derrotarlo, se necesita una movilización de una dimensión comparable a la del mismo fenómeno. Por esta razón, hago un llamamiento urgente a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, y a todos los que, de lejos o de cerca, incluso en los más altos niveles de las instituciones, son testigos del flagelo de la esclavitud contemporánea, para que no sean cómplices de este mal, para que no aparten los ojos del sufrimiento de sus hermanos y hermanas en humanidad, privados de libertad y dignidad". 

Puedes leer le mensaje completo del Papa en este enlace

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete