Carta de la Delegada

 

    Estimado/a Amigo/a:

 

LA POBREZA Y EXCLUSIÓN EN EL CONTEXTO DE PANDEMIA DEL CORONAVIRUS: LA CULTURA DEL DESCARTE La reciente pandemia del coronavirus sólo nos ha devuelto a la triste realidad, en la que viven millones de seres humanos desde hace décadas. El hambre, la enfermedad, la falta de agua y saneamiento, la violencia o la exclusión, constituyen otras tantas violaciones que atentan contra la dignidad humana, especialmente la de los más vulnerables. Esta crisis es un crisis global que no entiende de fronteras. La expresión “cultura del descarte” se ha relacionado generalmente con nuestro modo de vida que antepone el “consumir y tirar” frente al “reducir o reutilizar”. Descansa sobre nuestro afán de confort, la obsolescencia programada por la industria y la publicidad que apelan a nuestra búsqueda de placer inmediato. Pero, en vez de limitarse a las cosas materiales, es una cultura que alcanza a los seres humanos, con manifestaciones claras en la desigualdad y exclusión social que afecta especialmente a los más pobres; el trabajo esclavo en condiciones indignas para producir a bajo coste; la «cultura del descarte», donde las personas se asemejan a bienes de consumo, que pueden ser usados y tirados. Manos Unidas es consciente de que esta crisis, que, por ahora, ha afectado con mayor virulencia a los países económicamente más desarrollados, va a suponer una verdadera catástrofe en los lugares en los que trabaja. Pedimos la colaboración de todos porque ahora, más que nunca, la ayuda a los países del sur es vital para que ellos puedan recuperarse. No dudamos de la generosidad de la sociedad española que, como siempre, demuestra una enorme solidaridad con los que más sufren. Gracias!!!

Un afectuoso saludo,      

Pilar Cervigón

Presidenta-Delegada

 

 

 

 

Galería de imágenes: 

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete