Declaración de los Directores de CIDSE ante el último informe sobre cambio climático

El pasado viernes, 27 de septiembre, se presentaba el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC). Los expertos del clima hablan de un reto importante y urgente. Los Directores de CIDSE, la alianza de organizaciones católicas de desarrollo a la que pertenece Manos Unidas, valoran así dicho informe.

El pasado viernes, 27 de septiembre, se presentaba el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC), en el que los expertos del clima hablan de que nos enfrentamos a un reto más importante y más urgente de lo que pensábamos. Los Directores de CIDSE, la alianza de organizaciones católicas de desarrollo a la que pertenece Manos Unidas, valoran así dicho informe.

 

"Nosotros, los Directores de las agencias católicas de desarrollo, trabajando por la justicia global en más de 100 países, reaccionamos a la publicación del último Informe de Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) haciendo un llamamiento urgente a la justicia climática.

El Informe del Grupo de Trabajo publicado hoy, vuelve a dejar claro que el cambio climático es un hecho incuestionable, y responsabiliza a la comunidad humana por la crisis climática. Las estimaciones científicas del IPCC confirman lo que nosotros constatamos con nuestro trabajo diario en las comunidades más impactadas: que el cambio climático golpea más fuerte a los más pobres, y los priva de una vida digna, siendo los que menos han contribuido al problema.

Se ha agotado el tiempo para poner esto en duda, así como el tiempo para tomar decisiones cortoplacistas y basadas en intereses propios. Es el momento de asumir ya responsabilidades, y hoy la solidaridad es la única opción: si no tomamos acciones acordes con la urgencia de la situación climática, la temperatura podría incrementarse por encima del límite de los 2º C para finales de este siglo, poniendo a las comunidades más vulnerables en alto riesgo y junto con ellas a toda la humanidad.

Por eso hoy hacemos este llamamiento a los dirigentes políticos, ya que son ellos quienes ostentan el poder y la obligación moral para hacer los cambios necesarios: hacer la transición de nuestras economías basadas en el uso de combustibles fósiles hacia sociedades de bajo consumo en carbono, mientras se apoya con financiación a los países en desarrollo para adaptarse a los impactos del cambio climático y para que establezcan vías para un desarrollo sostenible.

Los líderes mundiales deben optar urgentemente por políticas que aborden el reto climático y asegurar que no se pongan en riesgo los esfuerzos para el desarrollo y los derechos humanos.

En vísperas de la cumbre climática de Naciones Unidas, es un imperativo que los países actúen de forma constructiva hacia un acuerdo climático ambicioso y equitativo, liderado por los países desarrollados. También llamamos a los ciudadanos de todo el mundo: necesitamos vivir de forma más sencilla para que, sencillamente, todos los seres humanos puedan vivir.

Como líderes de organizaciones de inspiración Cristiana, reafirmamos nuestro fuerte compromiso trabajando para asegurar el bienestar humano en la Creación de Dios, anteponiendo primero las necesidades de los pobres y vulnerables".

Directores de CIDSE

 

También te puede interesar

Transparencia y buen gobierno

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Infórmate

Suscríbete a la newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete