Jóvenes voluntarios de Manos Unidas viajan a Polonia con motivo de la COP24

Con motivo de la celebración en Katowice (Polonia) de la  COP24, del 6 al 10 de diciembre, más de 100 jóvenes voluntarios de distintas ONG de Desarrollo europeas pertenecientes a la red CIDSE, la alianza internacional de ONG católicas de la que Manos Unidas forma parte, se reúnen y realizan talleres sobre la lucha contra el cambio climático. 

Las jóvenes participantes en las actividades programadas en Polonia durante la COP24 . Foto Manos Unidas

Con motivo de la celebración en Katowice (Polonia) de la COP24 (Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático), desde el jueves 6 de diciembre y hasta el próximo lunes 10 de diciembre, más de 100 jóvenes voluntarios de distintas ONG de Desarrollo europeas pertenecientes a la red CIDSE, la alianza internacional de ONG católicas de la que Manos Unidas forma parte, viajarán a Polonia para involucrarse en la lucha por combatir el cambio climático.

Desde Manos Unidas asiste una delegación formada por cuatro jóvenes voluntarios de las Delegaciones de Tenerife, Tui (Vigo), Murcia y de Servicios Centrales que participaron el pasado verano en el Campamento Sostenible para Jóvenes de Manos Unidas y con la coordinación de una persona de la Delegación de Valencia. Durante cinco días, los jóvenes representantes de Manos Unidas trabajaran a fondo con voluntarios de Broederlijk Delen, CAFOD, Entraide et Fraternité o FEC, entre otras, formadas por jóvenes con el mismo entusiasmo y ganas de aprender. El objetivo de este viaje es compartir, informarse y concienciar sobre la importancia de actuar ante la crisis medioambiental que actualmente sufre el planeta.

Las jóvenes que participan en las actividades programadas en la COP24. Foto Marta Isabel González/Manos Unidas

El programa para estos días en Polonia

La programación de este evento viene cargada de actividades que fomentarán la formación de los jóvenes voluntarios en cuestiones relacionadas con la lucha contra el cambio climático. El jueves se visitará el Museo de Silesia, y tendrá lugar una presentación de la Campaña ‘’Cambiemos por el planeta, cuidemos a las personas’’ de CIDSE.

El viernes, se inaugurarán oficialmente las actividades programadas y los participantes conocerán además las distintas organizaciones de la sociedad civil locales. Además se realizará el estreno del documental ‘’Energía para Cambiar’’ (Energy to change), un nuevo material audiovisual a través del que CIDSE aboga por un consumo más responsable de la energía.

El sábado, los voluntarios participarán en una Marcha por el Clima organizada por organizaciones de la sociedad civil polacas.

El domingo, se celebrará una eucaristía en la Catedral de Katowice y los voluntarios se reunirán con el Arzobispo de la ciudad. Por la tarde, en un espacio denominado como “Market Place” cada grupo de jóvenes presentará su ONG y los proyectos relacionados con la lucha contra el cambio climático y las transformaciones que se han llevado a cabo en sus organizaciones, compartiendo ideas y experiencias. Por último, el lunes, tendrá lugar una evaluación final y la vuelta a casa de cada grupo.

“Cambiemos por el planeta, cuidemos a las personas’’

La presencia de Manos Unidas en la COP24, se trata de una experiencia internacional que se une al resto de acciones que Manos Unidas ha llevado a cabo durante la campaña que realiza junto a ‘’Cambiemos por el planeta, cuidemos a las personas’’.

Esta iniciativa que comenzó  en 2015, está inspirada en la Encíclica Laudato Si y se centra en la promoción de estilos de vida sostenibles. Dentro de esta campaña, se han ido realizando varios eventos, así:

  • en 2015, Manos Unidas participó en la COP 21 en París.
  • en 2016 y 2017 tuvo lugar el ‘’Campamento Sostenible’’ y ‘’La Marcha por el Cambio’’ a Fátima.
  • en 2018, se celebró el Campamento Sostenible para Jóvenes de Manos Unidas en Mas de Noguera (Castellón).

La Iglesia pide una acción climática ambiciosa y urgente en todo el mundo

Los seis presidentes de conferencias episcopales de todo el mundo firmaron hace semanas una "Declaración  conjunta sobre la justicia climática", en la que los líderes de la Iglesia católica piden a los líderes de los gobiernos que adopten medidas ambiciosas e inmediatas para enfrentar y superar los efectos devastadores de la crisis climática. En el contexto del último informe del IPCCC de la ONU sobre la necesidad urgente de desarrollar políticas que limiten el calentamiento global a 1,5 grados, la Iglesia  llama a los políticos a trabajar con el fin de lograr una implementación ambiciosa del Acuerdo de París firmado en la COP21, por el bien de las personas y el planeta. Piden que la COP24, Katowice, Polonia, sea un hito en el camino trazado en 2015, en París. 

Esta "Declaración" está inspirada en el trabajo en terreno de muchas personas valientes, dentro y más allá de las comunidades católicas, que están divulgando los mensajes del Papa de Laudato Si'. La exhortación pide cambios rápidos y radicales que resistan a la tentación de buscar soluciones tecnológicas rápidas. Los líderes eclesiásticos de America Latina, Asia, África, Oceanía y Europa piden a los gobiernos que tomen medidas concretas para avanzar hacia una distribución justa de recursos y responsabilidades, donde los "grandes emisores asuman la responsabilidad política y respondan a sus compromisos financieros respecto al clima". 

Imagen de la presentación de la Declaración conjunta sobre la justicia climática por las Conferencias Episcopales

Esta "Declaración" se basa en la urgencia, la justicia intergeneracional, la dignidad humana y los derechos humanos. Trata algunos puntos centrales: mantener el calentamiento global por debajo de 1,5°C; cambiar a estilos de vida sostenibles; respetar los conocimientos de las comunidades indígenas; implementar cambios en los sistemas financieros, en línea con los acuerdos climáticos globales; transformar el sector energético poniendo fin a la era de los combustibles fósiles y haciendo la transición a energías renovables; y repensar el sector agrícola para garantizar que proporcione alimentos saludables y accesibles a todos, con un énfasis especial en la promoción de la agroecología. Con esta declaración, la Iglesia también reafirma un compromiso para dar pasos audaces hacia la sostenibilidad, una contribución crucial para la justicia climática. En todo el mundo, la Iglesia está participando en iniciativas concretas para cambiar a comunidades y estilos de vida más sostenibles, incluyendo un movimiento mundial para la desinversión en combustibles fósiles y un compromiso creciente en el Tiempo de la Creación.

También te puede interesar

Consulta las memorias de años anteriores

Conoce nuestras memorias y buenas prácticas.

Transparencia

Suscríbete a nuestra newsletter

Informarse es el primer paso para actuar.

Suscríbete